10 consejos para ser eco-friendly desde casa en tiempos de COVID-19

Si nuestra casa es tan parte del medio ambiente como el Amazonas, ¿por qué no intentar ser lo más ecológicamente posible dentro de ella?

Es verdad que con las políticas de «quédate en casa» y de confinamiento, que se han llevado a cabo como medidas oficiales en todo el mundo para intentar frenar la pandemia, se ha notado una disminución de gases de efecto invernadero, así como el aumento de la presencia de distintas especies animales en ciudades y pueblos que no se habían visto desde décadas atrás.

No obstante, el COVID-19 ha tenido también una serie de impactos negativos inesperados en el medio ambiente, reduciendo el reciclaje y aumentando el uso de plástico desechable en todo el mundo. Cientos de miles de mascarillas, guantes, empaques y comida se desechan día a día en cantidades preocupantes. Por ello, es quizá urgente pensar qué medidas podemos adoptar de manera inmediata y desde casa para reducir nuestro impacto ambiental. Aquí te damos 10 consejos que puedes llevar a cabo.

Usa mascarilla reutilizable

La mascarilla facial es la mercancía más codiciada del mundo en este momento, ¿podemos imaginar cuántos cientos de miles de estos objetos son desechados al día a nivel global, llenando rellenos sanitarios o tirados en las calles, arroyos y, finalmente, en el océano?

Según una estimación realizada en 2018 por la ONU Medio Ambiente, cada año llegan a los océanos 13 millones de toneladas de plástico. A lo anterior, ahora se suman miles de toneladas diarias de guantes y mascarrillas desechables. De acuerdo a The Guardian, sólo en Francia el gobierno ordenó dos mil millones de mascarillas desechables. En Reino Unido, entre finales de febrero y mediados de abril se entregaron más de mil millones de artículos de protección personal, entre ellos los antes mencionados.

¿Sabes cuánto tarda en descomponerse una mascarilla de plástico? Nada más y nada menos que 450 años. Y estamos hablando de millones de guantes y máscaras que se tiran todos los días. Entonces, el mejor consejo en este momento es ¡usa mascarilla reutilizable!

Por supuesto, ante todo hay que considerar la seguridad personal para evitar un posible contagio de COVID-19, por lo que será importante que la mascarilla no sea únicamente reutilizable sino que además cumpla bien su función y proteja nuestra salud. Afortunadamente ya hay una buena oferta en el mercado de mascarillas de este tipo, con diferentes precios, tamaños y diseños. Eso sí, como se afirma por ahí, úsala como si se tratara de tu ropa interior: no las toques ni acomodes en público, no las prestes ni pidas prestado, asegúrate de que te quede justa y cómoda, lávala cada vez que la uses, úsala del lado correcto, si está húmeda cámbiala y no salgas de casa sin ella.

Renuncia a plásticos de un sólo uso

Los analistas estiman que de los más de seis mil millones de toneladas de plástico producidos en todo el mundo desde la década de 1950, hemos reciclado solo el 9 por ciento e incinerado otro 12 por ciento, el resto, ¡todavía siguen en uso, basureros, mantos acuíferos y océanos!

De lo anterior, alrededor de un tercio es plástico de un sólo uso. Es decir, ese plástico que compras (una envoltura, empaque, bolsa) e inmediatamente después desechas. Entonces, ¿cómo podemos minimizar su uso? Evita comprar o aceptar bolsas de plástico en la tienda y, a cambio, carga con bolsa de tela reutilizable; intenta comprar la mayoría de productos a granel, usando bolsas de tela para su almacenamiento; usa popotes reutilizables; di NO a vajilla de plástico; guarda tus alimentos en frascos de vidrio o cartón. En pocas palabras, la mejor opción es no llevarlo a casa.

-Escalando y reciclando: guía integral para el escalador responsable-

Consume local

Pedir comida por internet a grandes supermercados facilita nuestra vida diaria ahorrándonos tiempo y costos de traslado, así como evitarnos un posible contagio de COVID-19. No obstante, en la mayoría de los casos los productos, que generalmente provienen de cadenas de producción abusivas y de explotación en contra de personas jornaleras en los campos agrícolas y el medio ambiente, llegan en bolsas de plástico de un sólo uso y, además, viajan cientos de kilómetros para llegar hasta tu mesa lo que, como sabemos, contamina.

Como consecuencia del llamado oficial “Quédate en casa”, tienditas, tianguis y mercados empezaron a vaciarse de personas. Esta medida trajo consecuencias económicas para las familias que viven del comercio. Por ello, en la medida de las posibilidades, una excelente opción es comprar productos locales que podemos encontrar en comercios cercanos a casa, lo que ayudará a la red campesina y productora más pequeña y necesitada para que recuperen sus ingresos.

Economía Circular: un paradigma que podría salvar al planeta

Reduce el consumo de energía

¡Apaga la televisión! ¡Apaga la computadora! ¡Apaga los interruptores que no están en uso! ¡Seca la ropa al aire libre y no en la secadora! ¡Lava la ropa en el ciclo más corto! ¡Báñate en menos tiempo! Todas estas medidas reducirán el consumo de energía en casa y, además, ¡te ahorrarás unos cuantos pesos!

Cambio climático: ¿Qué estamos haciendo por nuestras montañas?

Di no al desperdicio de agua

¿Cuántas veces no hemos escuchado durante la pandemia del coronavirus que debemos lavarnos las manos tantas veces como podamos al día? Por supuesto, debemos hacerlo. Sin embargo, hay algunos tips que te permitirán ahorrar agua como cerrar el grifo mientras te enjabonas el cuerpo o las manos, realizar duchas más rápidas, usar lavadoras en el ciclo más corto, lavar la fruta y verdura en un recipiente con jabón ecológico y desinfectar los productos que compramos con un poco de alcohol.

Crea un santuario verde y productivo

No importa el tamaño de tu casa, puedes convertirla en el hogar de plantas e, incluso, improvisar para crear tu propio minihuerto. En espacios pequeños, puedes cultivar hortalizas y verduras. ¡Hay cientos de videos en Internet para aprender a hacerlo! Además, realizarlo con tus hijos puede convertirse en una excelente tarde de consciencia ambiental durante estas vacaciones. No hay nada como comer lo que uno mismo cosecha.

Valora lo que realmente necesitas

Ahora que has estado «en casa», ¿te has dado cuenta de cuántas cosas tienes que no necesitas? Ropa, zapatos, aparatos, objetos de toda índole que están ahí sin usarse, ocupando espacio y que podrían ser de gran utilidad para otras personas.

Ahora puedes hacer un balance de lo que tienes, lo que realmente necesitas, lo que puedes reutilizar, reciclar o regalar. Y recuerda, en estos tiempos de alto consumo… ¡reparar es un acto radical!

Come frutas y verduras. Bueno, conviértete en chef

Una desventaja ambiental de la situación del coronavirus y que a menudo se pasa por alto es que los restaurantes tiran grandes cantidades no sólo de comida sino de envases de plástico desechable para llevar y entregar pedidos, ya sea que los clientes lo necesiten o no. Automáticamente incluyen utensilios, servilletas y condimentos que, así como los sacamos de la bolsa de pedido los tiramos a la basura, ¡sin usar! y, ¿dónde terminan? en vertederos, incineradores y en nuestros océanos. 

Por ello, ahora es un excelente momento para aprender y desarrollar nuestros conocimientos culinarios, reduciendo el desperdicio de alimentos y reaprovechando lo que queda en el refri y alacena. ¡Sorprende a tu familia con las mejores y más sencillas recetas!

¡Investiga sobre el tema!

¡Cuánta información no hay en Internet sobre ecología y medio ambiente! En este sentido, vivimos en tiempos afortunados porque, con tan sólo dar un click, podemos entrar a un mundo innagotable de información…Eso sí, ¡cuidado con las fake news!

Aprovecha este tiempo para cobrar consciencia sobre los retos ambientales y problemáticas ecológicas que se nos presentan, así como las medidas que podemos adoptar como individuos que, si bien parece que no son la gran solución, sí son parte del cambio que necesitamos.

La filosofía DiY o Hazlo Tú Mismo: una forma de practicar el outdoors

VER PUBLICACIÓN

¡Invita virtualmente a los demás a serlo!

Es momento de realizar pequeños cambios en nuestra vida a favor del medio ambiente. Afortunadamente podemos invitar a nuestros amigos, conocidos y familiares a través de redes sociales para que se sumen a cobrar consciencia sobre la importancia del medio ambiente, ¡invítalos a formar parte!