«Necesitamos de la belleza, como del pan», John Muir: padre de los parques nacionales

John Muir, conocido como el «santo patrón de la naturaleza virgen», gran impulsor de la creación de los parques nacionales.

John Muir es considerado el padre del concepto de parque nacional; en definitiva, fue uno de sus primeros defensores y escribió más de trescientos artículos en revistas de prestigio que lo llevaron a la fama por su lucha ambiental.

Nacido en Dunbar, Escocia, se mudó con su familia a una granja de Wisconsin en 1849. Estudió botánica y geología en la Universidad de Wisconsin y en 1867, luego de sufrir un grave accidente de trabajo que lo dejaría ciego por varios meses, decidió realizar una larga caminata de Indiana hasta Florida, desarrollando bocetos botánicos. Desde allí navegó hasta California, para caminar de San Francisco hasta Sierra Nevada; viaje que cambió radicalmente su vida y en el que descubrió una fuerte conexión con la naturaleza.

Fue un gran admirador del científico alemán Alexander Von Humbolt, por quien tuve el sueño de viajar a Sudamérica para seguir sus pasos, y su pensamiento estuvo marcado por escritores como Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau, que defendían la necesidad espiritual de mantener el contacto con la naturaleza.

Desde 1869 tomó un trabajo en Yosemite y en su tiempo libre recorrió todo el Valle, donde exploró cada rincón y en el que desarrolló su evangelio de la naturaleza que predicaba que Dios se revela a través de la naturaleza y la humanidad forma parte de un todo interconectado.

AMÉRICA: DONDE HUMBOLDT Y DARWIN CONCIBIERON TEORÍAS QUE REVOLUCIONARON EL CONOCIMIENTO

“Escale las montañas y reciba sus buenas nuevas. La paz de la naturaleza fluirá hacia ti como el sol en los árboles».

– John Muir

El Parque Nacional de Yosemite fue la primera área protegida del mundo, declarada en 1864 como parque estatal. En 1872, Yellowstone se convirtió en el primer parque nacional oficial de EE. UU., pero en ese momento solo había unas pocas áreas silvestres moderadamente protegidas en dicho país y no existía un mecanismo central para crear, proteger y administrar parques nacionales a perpetuidad.

En 1889, Muir convenció a Robert Underwood Johnson, editor de la revista Century, que Yosemite solo se podría salvar si se incorporaba a un parque nacional, ya que había sido invadido y destruido por el pastoreo de ovejas domésticas. Las publicaciones de Johnson sobre las exposiciones de Muir provocaron un proyecto de ley en el Congreso de los Estados Unidos que proponía la creación de un nuevo parque administrado por el gobierno federal alrededor de Yosemite. Al año siguiente, en 1890, se creó el Parque Nacional de Yosemite.

“El camino más claro hacia el Universo es a través de un bosque salvaje”.

– John Muir

En 1903 tuvo lugar un suceso que cambió para siempre la historia de las áreas naturales de Estados Unidos, año en el que John Muir acampó durante tres noches en el Valle de Yosemite junto al presidente Theodore Roosevelt, quien le escribió directamente pidiéndole que fuera su guía. Allí, Muir persuadió a Roosevelt para que devolviera el Valle de Yosemite y Mariposa Grove su protección federal como parte del Parque Nacional de Yosemite. Este ha sido considerado, por muchos, el viaje de campamento más importante en la historia de la conservación.

“No quiero a nadie conmigo sino a ti, y quiero dejar la política completamente durante cuatro días y estar a la intemperie contigo”.

Presidente Theodore Roosevelt a John Muir

A partir de esta experiencia, Roosevelt se inspiró a proteger áreas naturales no solo por su belleza sino también por su importancia ecológica y tomó una serie de acciones. En 1906 firma una ley federal para que el Valle de Yosemite y Mariposa Grove pasen a formar parte del Parque Nacional de Yosemite. Declara Petrified Forest, en Arizona, parque nacional. Dos años después proclama el Muir Woods National Monument, un bosque de elegantes secuoyas al norte de San Francisco, en honor a su guía de Yosemite. 

En 1892, Muir fundó el Sierra Club, una organización para la protección de la naturaleza que presidió hasta su muerte y que todavía hoy sigue activa.  El naturalista, geógrafo, botánico y gran aventurero falleció en 1914, dos años antes de que el congreso estadounidense creara el Servicio de Parques Nacionales (el 25 de agosto de 1916), uno de los viejos sueños de Muir.

“WALDEN” DE THOREAU, EL LIBRO QUE TODO AMANTE DE LA NATURALEZA DEBE LEER

«Las montañas son fuentes de hombres tanto como de ríos, glaciares y suelo fértil. Los grandes poetas, filósofos, profetas y hombres capaces cuyos pensamientos y acciones han movido al mundo, han bajado de las montañas».

– John Muir

Heidegger: el filósofo que encontró en el bosque el lugar ideal para escribir

Theodore Roosevelt y Muir, 1906, Wikipedia COmmons.

Deja un comentario