Francisco González de Lumática: 10 años documentando el outdoors mexicano

Conoce la historia detrás de Corazón y Colmillo y de Uno Entre Ocho Mil: dos películas de Lumática Media, Selección Oficial del Freeman Film Festival.

Freeman Film Festival 2019 llegará a la pantalla grande de 43 salas Cinépolis con dos distintos programas; el primero, los días 26 y 28 de noviembre; mientras que el segundo los días 10 y 12 de diciembre. En cada uno de ellos se presentarán dos distintos documentales dirigidos por Lumática Media, casa productora mexicana con 19 años de trayectoria.

Durante la muestra del Programa 1 del Freeman Film Festival 2019 en Cinépolis, veremos Uno Entre Ocho Mil, documental que narra la historia del primer ochomil de Daniel Araiza, alpinista mexicano que pisó la cima del Manaslu cuando acompañó a Héctor Ponce de León en una expedición a los Himalayas. Por otro lado, en el Programa 2 podremos ver Corazón y Colmillo, el documental que narra la historia de Desde Cero Challenge, donde se enfrentaron por primera vez en la historia el rey del trail running mexicano, Ricardo Mejía, y Héctor Ponce de León, el máximo exponente del alpinismo mexicano de la actualidad.

Para conocer más a fondo sobre estos dos grandes proyectos, Freeman entrevistó a Francisco González Piña, director y fundador de Lumática Media.

Freeman (F): Francisco, ¿Qué es Lumática Media?

Francisco González (FG): Lumática Media nace hace 19 años como casa productora y en estas casi dos décadas hemos hecho publicidad, así como todo tipo de documental: arquitectura, con causa, deportes, etc., y, dentro de eso, está el outdoors.

(F): Los inicios son en la publicidad, pero ¿cómo es que comienzan a hacer documentales de aventura y outdoors?

(FG): Yo soy paracaidista. Hace muchos años saltábamos con una cámara pegada al casco. Empecé a grabar los saltos y me di cuenta de lo que se genera en la gente cuando hace algo que le apasiona, y que provoca una explosión de emociones. Me gustó mucho ver cómo la gente se metía en todo lo que implica un salto, desde la planeación, hasta la reacción después de lograrlo.

A principios de los 2000 me empecé a enganchar. Al poco tiempo conocí a Héctor Ponce de León, y nos invitó a grabar un ascenso con causa en los volcanes de México; el proyecto se llamaba Un Paso, Una Cumbre. Ahí conocí a Emiliano Fernández «el Chamán«, y aprendí algo muy importante: que la ética del cine, sus principios, así como todo lo relacionado con fotografía, narrativa, guión, puede estar relacionado perfectamente con la montaña y con contar una historia relevante.

Después hicimos unas cápsulas para Discovery Channel. Luego realizamos en África el proyecto Sobrevivir No Es Suficiente, otro ascenso con el que se buscó recaudar fondos para Fundación Alma.

(F): ¿Fue en ese camino que llegó la oportunidad de realizar el documental del primer Desde Cero de Héctor Ponce de León?

(FG): Exactamente. Realizamos el registro del primer Desde Cero. En esa ocasión aprovechamos para contar la historia de Héctor mientras íbamos viendo el reto. Nos dimos cuenta de la importancia de presentar al personaje detrás del reto deportivo y no quedarnos en el mero logro. Así, en todas nuestras producciones buscamos qué hay detrás, la parte más humana, porqué se exponen, qué es lo que se rompe o fortalece en el espíritu de la gente. Pronto conocimos a gente del medio, entre ellos a Daniel Araiza.

Cine de Aventura en Brasil: Entrevista a Luciano, co-organizador del FFF19 Sao Paulo

(F): ¿Cuál fue el primer trabajo que hacen con Daniel Araiza?

(FG): Cuando surge el proyecto de Ice Calling, Héctor me invitó a participar y comenzamos a trabajar con ellos el comienzo de la historia. Grabamos las partes que se realizaron en México y posteriormente Benjamín Soto, de Zenith Adventure Media, realizó toda la siguiente parte. Lo que hicieron fue increíble, sin duda, creo que este trabajo tiene la mejor fotografía que ha logrado hasta la fecha un documental de montaña mexicano. Allí, Daniel nos contó que quiere probarse en el Himalaya, y nace una nueva idea para trabajar.

¡FECHAS Y SEDES DEL FREEMAN FILM FESTIVAL 2019 EN CINES!

(F): Esta segunda idea, ¿se trata de Uno Entre Ocho Mil, el documental que es Selección Oficial del Freeman Film Festival 2019?

(FG): Exactamente. Héctor nos platicó que se llevaría a Daniel a una expedición comercial al Manaslu y la historia que envolvía esta intención valía la pena compartirla. Héctor nos dijo, «Cuando yo tenía 25 años alguien más me dio la oportunidad de ir al Himalaya y si no hubiera recibido esa invitación quizá no me habría probado en los ochomiles, el K2. Ahora, a los 48 años quiero que sea Daniel quien tenga la misma oportunidad». Cuando me lo contó, supe que tenía que documentarlo; comenzamos con unas entrevistas de los dos y después cada uno se llevó su propia cámara. Finalmente, el resultado es Uno Entre Ocho Mil, un documental que refleja el carisma de Daniel buscando su primer ochomil, mismo que, ya estando allá, decide intentarlo en menos de 24hrs., y sin oxígeno suplementario.

Hay algo más valioso que el reto deportivo. Lo más importante de la pieza es que Daniel está usando su propia cámara de expedición, y se le ve disfrutar de la vida como nunca, encuentra el valor de la familia y la solidaridad. Fue un honor colaborar con alguien tan excepcional y, más allá de cualquier escalada, ese es la importancia que quisimos rescatar en Uno entre Ocho Mil, que además del ser Selección Oficial en el Freeman Film Festival, lo es también en el Nuovi Mondi Festival, en Italia, así como en el Kathmandu International Mountain Film Festival.

(F): Y Corazón y Colmillo, el segundo documental que es Selección Oficial del Freeman Film Festival, ¿de qué trata? ¿cómo surge?

(FG): En este camino por rascar las historias, tratar de profundizar un poco más y encontrar cosas que despiertan el espíritu, llegó también Corazón y Colmillo. Se trata, más que del registro del primer Desde Cero Challenge como competencia, de la primera vez que se enfrentan dos leyendas mexicanas: Ricardo Mejía y Héctor Ponce de León. Para ambos se trataba de ponerse a prueba en disciplinas que no son su fuerte: la bicicleta para Ricardo y el trail running para Héctor. Entonces, buscamos registrar sus reflexiones, qué es lo que impulsa a los participantes a superar sus límites.

Sin duda, al ver que iban en la delantera dos atletas de más de cincuenta años, descubrimos que se requería algo más que juventud. Creo que tanto los fanáticos de Ricardo y como los de Héctor van a disfrutar mucho este trabajo.

Desde Cero Challenge corona al Rey de las Montañas, Ricardo Mejía

(F): Por último, ¿qué te gustaría ver o mejorar en el cine de aventura en México?

(FG): Hay algo importante. He visto muchas críticas a los distintos contenidos de outdoors que giran en torno a lo mismo; me refiero a esa mentalidad de que el outdoors ha de ser humilde, callado y que posee más valor el éxito de alguien que va solo y logra un objetivo por el mero hecho de hacerlo, es decir, quien no lo comunica. He escuchado el «¡ay! pues sí, con patrocinios cualquiera». Creo que es importante comenzar a evolucionar esta mentalidad, las marcas necesitan esto, y a través de personajes que inspiren. A su vez, estos atletas necesitan de patrocinios, porque es un oficio como cualquier otro; como el de un artista: la humanidad necesita el arte. Los atletas merecen tener una remuneración, reconocimiento y apoyo.

Igualmente la audiencia necesita que esas historias sean contadas para inspirarse. Si la ruta de escalada «La Rambla» no hubiera sido tan mediática, tal vez Margo Hayes, de 19 años, no se hubiera empecinado en lograr ser la primer mujer en escalar ese grado. El cine de aventura tiene una labor social: mostrar a las nuevas generaciones otro tipo de pensamiento y acciones lejos de sus teléfonos. Creo que podemos superar ideas retrógradas que creen que comunicar los logros únicamente tiene que ver con el ego. Tenemos que aprender que todos, patrocinadores, atletas, realizadores y audiencia podemos estar en el mismo barco.

(F): Francisco, muchas gracias por la entrevista. Nos vemos en el Freeman Film Festival 2019.

(FG): Muchas gracias a ustedes por el espacio y el esfuerzo que realizan.

Sinopsis de las piezas dirigidas por Francisco González, Selección Oficial del Freeman Film Festival 2019

Corazón y Colmillo

Sucedió durante el Desde Cero Challenge 2019, donde por primera vez en una carrera se enfrentaron dos leyendas de la montaña en México: el campeón de trail run Ricardo Mejía y el referente del alpinismo Héctor Ponce de León. Ambos de más de 50 años. En distintas etapas de la carrera los dos se vieron en serios problemas porque no eran sus terrenos de juego habituales. Ricardo no es ciclista. Héctor no es trail runner. Pero ninguno pensaba rajarse. Consistió en ir desde la playa en Veracruz hasta la base del glaciar del Pico de Orizaba a 5 mil metros de altitud y requirió de algo más que juventud para los demás. De ahí viene el nombre del cortometraje. De cómo se conjuntaron el empuje e inconsciencia de los jóvenes, con la experiencia y rudeza mental de los experimentados. Todo esto mientras disminuía el oxígeno en cada segundo de ascenso.

Uno Entre Ocho Mil

Sobre el intento del carismático Daniel Araiza por subir su primer montaña de 8 mil metros, en menos de 24 horas y sin oxígeno suplementario. Sin embargo, hay algo más valioso que este reto deportivo y es ver y escuchar a Daniel. Lo más enriquecedor de esta pieza es que está contada, en su mayoría, en primera persona. Con él mismo usando la cámara como bitácora de viaje. Durante la expedición duda de sus motivos, disfruta la vida como nunca y encuentra el valor de la solidaridad y la familia. Fue un honor haber colaborado con una persona tan excepcional, más allá de los importantes logros de escalada que dejó. Actualmente, el corto es selección oficial en el Freeman Film Fest 2019 en el Nuovi Mondi Festival en Italia y en el Festival Internacional de Cine de Montaña de Katmandú (KIMFF).

-Te puede interesar, ENTREVISTA A HELIOS NIETO: ¿CÓMO SE VIVE EL CINE DE AVENTURA EN MÉXICO?-