Male climber climbing along roof in cave against beautiful view of coast below
Male climber climbing along roof in cave against beautiful view of coast below
Male climber climbing along roof in cave against beautiful view of coast below

¿Qué tan importante es hacer videos de tus ascensos de escalada?

Videos de escalada: para evidencias, aprendizajes e impacto mediático, ¿qué tan importante es grabarte mientras escalas tus proyectos?

Los videos y documentales sobre escalada tienen un gran éxito mediático. Realmente han de ser pocos los escaladores que no se «alimenten el alma» viendo videos de ascensos a rutas. Incluso las producciones de video artesanal, de bajo presupuesto pero mucha inspiración, son un hit dentro de la comunidad escaladora.

Dentro del gremio profesional, generalmente los escaladores graban los pegues y encadenes de sus proyectos. Las razones son múltiples: para, al verse a sí mismo hacer los movimientos, aprender y mejorar en técnica y precisión, así como también para tener una evidencia de su logro.

Evidentemente, es mucho más sencillo grabarse a sí mismo escalando un bloque que en otros estilos de escalada, pues simplemente se acomoda la cámara (incluso del celular) en un sitio desde donde se vea el bloque, le das play, escalas y luego detienes el video. En la deportiva también puede ser sencillo pero generalmente se necesita de alguien más que nos grabe. En la escalada clásica, multilargos, tradicional y demás estilos, grabar nuestra escalada es un tanto más complicado y requiere de un equipo de trabajo más grande. De hecho, los videos de escalada que más abundan en Youtube, por ejemplo, son de bloque y en segundo lugar de deportiva.

Pero, ¿es realmente fundamental grabar nuestros encadenes? Digamos que depende un poco del estilo de escalada y de la ruta de la que se trate. A continuación lo explicamos.

Evidencia

¿Cuándo realmente se necesita una evidencia de la ruta que hemos escalado? Probablemente cuando se trate de una línea de un grado alto, sobre todo, cuando es el grado límite dentro de la zona o comunidad en la que se escala. Es decir, cuando el encadene logrado pueda marcar un antes y un después en la historia de ese deporte.

Es triste, pero cierto. Dentro de la comunidad escaladora presumimos valores como el compañerismo, la motivación, el trabajo en equipo, la superación y la sana competencia. Sin embargo, como en todos los deportes, ha sucedido que escaladores afirman haber realizado el primer ascenso a una ruta de máximo grado y que, sin embargo, surja una cierta desconfianza por parte de la comunidad, a quienes no les basta la palabra para aceptar el logro.

Por ello, muchos escaladores se graban a sí mismos tantas veces como sea necesario, hasta conseguir el encadene y que éste quede registrado. Así, no queda duda de que el objetivo ha sido conseguido.

Aprendizaje

Independientemente del grado y el estilo, vernos a nosotros mismo realizar los movimientos en nuestros proyectos nos permite detectar en qué y dónde estamos fallando. Esto es algo que se realiza en muchos deportes y disciplinas. Por ejemplo, los bailarines ensayan sus coreografías frente a espejos y la razón no sólo es poder observar a sus compañeros para realizarlo en coordinación, sino también para verse a sí mismos y así poder mejorar.

Y este es un buen consejo: si te sientes algo estancado en tu proyecto, pide a alguien que te grabe; aprenderás mucho al verte realizar los movimientos: la precisión, el ritmo, la seguridad, la coordinación, la fluidez, todo queda registrado a través de la cámara.

Breve historia del grado en la escalada: una evolución de lo posible

Prestigio e impacto mediático

Algo está claro: si quieres ser un escalador profesional y recibir patrocinios por ello, entonces las marcas necesitan que, de algunas manera u otra, la comunidad te vea. Así pues, realizar videos caseros de buena calidad sobre tus encadenes y proyectos te permitirá que más ojos te miren y, por ende, que las marcas se interesen en tus logros.

Ahora bien, te recomendamos no olvidar que, más allá de las selfies, los likes en tus redes sociales y tu fama dentro de tu comunidad, la escalada se trata de conectar con la naturaleza y con tus límites físicos y mentales, para crecer no sólo como deportista sino como ser humano. Encontrar un balance entre tu experiencia propia en la escalada y su impacto mediático, es importante.

Contraindicaciones: ¿Y la escalada a vista?

Una desventaja de la proliferación de videos de este deporte es que, sin duda, la escalada a vista puede convertirse en un verdadero desafío. A diferencia de la escalada «al flash» donde alguien puede decirte cómo es la ruta e incluso dictarte qué movimientos hacer, la escalada a vista trata sobre buscar el encadene a una ruta sin saber absolutamente nada sobre dicha ruta previamente a intentarla; en esta modalidad sólo hay un intento: o la encadenas o fallas.

Ahora bien, con los videos esto puede ser más difícil. Hablar sobre un «primer ascenso a vista» a una ruta de alto grado puede no ser del todo cierto si el escalador/a previamente estudió los videos sobre dicha ruta. Claro, esto sucede más con las rutas famosas (La Rambla o, en México, Sendero Luminoso). Pero algo es cierto, cuantos más videos de escalada haya disponibles en las distintas plataformas, más difícil será convencernos de que alguien ha realizado realmente un primer ascenso a vista.

La magia de escalar a vista: seis razones para probarlo (más seguido)