¿Sirven las bandanas como mascarilla para prevenir el contagio de COVID-19?

Con información de: Blog de Escalada.

¿Podrían las bandanas o Buffs usarse como mascarillas para prevenir contagios de COVID-19? Esto dice la Organización Mundial de la Salud.

La Organización Mundial de la Salud informó que las mascarillas médicas deberán utilizarse únicamente por profesionales de la salud, pacientes y quienes cuidan a los enfermos. La OMS reafirmó que no hay evidencia científica de que llevar una mascarilla, ya sea médica o de otro tipo, pueda prevenir la infección por coronavirus en personas sanas.

Sin embargo, también declaró que la tela o las mascarillas caseras pueden ayudar como respuesta general a COVID-19 a nivel comunitario y alerta que es crucial que no se reutilicen aquellas que sean de un solo uso, y que se desechen correctamente tras utilizarlas, tirándolas en un cubo de basura cerrado, para evitar potenciales contagios. Estas son las recomendaciones que ha dado,

Cuándo usar mascarilla

  • Si está usted sano, solo necesita llevar mascarilla si atiende a alguien en quien se sospeche la infección por el 2019-nCoV.
  • Lleve también mascarilla si tiene tos o estornudos.
  • Las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón.
  • Si necesita llevar una mascarilla, aprenda a usarla y eliminarla correctamente.

Las autoridades de salud revelaron la semana pasada que hasta una cuarta parte de las personas infectadas pueden no tener síntomas, y subrayaron que las mascarillas sirven más para proteger a los demás y no al usuario.

Buff o bandanas

Existe la preocupación de que una recomendación como esta, usar mascarillas, podría saturar aún más la cadena de suministro de productos médicos. Conocida por crear sus bandanas, la compañía española Buff ha publicado una declaración de precaución en su sitio web en respuesta al aumento esperado en la demanda de sus productos. En el comunicado afirman lo siguiente,

«Aunque nuestros productos multifuncionales cubren la boca, la nariz, las mejillas y también el cuello, no está probado que sirvan para prevenir el contagio o la propagación de virus o enfermedades:

  • Los accesorios de cuello y cabeza BUFF no están diseñados para su uso como mascarillas médicas o como medidas de protección efectivas contra enfermedades o contra el contagio y la propagación de virus.
  • BUFF no produce ni afirma en ningún modo que sus productos sirvan como medidas de protección efectivas contra enfermedades o contra el contagio o la propagación de virus».

En la declaración, Buff afirma que aunque las bandanas de tejido cubren todo el frente de la cara (nariz, boca, mentón y cuello) y la cabeza, no se ha demostrado científicamente que eviten la contracción de cualquier virus, enfermedad o incluso que sean eficaces para transmitir un virus a otra persona». Los productos de Buff protegen contra muchos elementos de la naturaleza, pero no están probados por el Centro para el Control de Enfermedades de los EE. UU. (CDC) ni por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Obviamente, la compañía española está teniendo mucho cuidado de no sugerir que su producto pueda prevenir enfermedades o la propagación del coronavirus. También recomiendan que, independientemente de lo que se use para cubrir la cara, nos debemos asegurar de respetar el aislamiento social.

Entendiendo la posibilidad

Por supuesto, otros pañuelos o bandanas, pasamontañas e incluso una bufanda podrían servir para cubrir su boca y nariz. También plegar la cubierta de tela disponible puede mejorar el efecto. Nuevamente, esto no evitará de un posible contagio pero sí puede llegar a proteger a las personas que nos rodean en caso de que seamos portadores asintomáticos.

Según un artículo en el periódico estadounidense The New York Times sobre el mejor material para una máscara casera, una simple cobertura de la cara puede reducir la propagación del coronavirus al bloquear los gérmenes de una persona infectada. Se trata de elegir un tejido que sea lo suficientemente denso como para capturar partículas virales, pero lo suficientemente transpirable como para que pueda usarse.

El artículo explica que “si la luz atraviesa las fibras con mucha facilidad y casi se pueden ver las fibras, no es una buena tela. Si es un tejido más denso con material más grueso y la luz no lo atraviesa demasiado, este es el material que se puede utilizar».