La Sportiva refuerza compromiso con la sustentabilidad en ISPO 2020

La Sportiva presenta en la feria ISPO 2020 de Munich su último informe de sostenibilidad, donde apuesta con nuevas líneas de ropa y calzado eco-amigables.

La Sportiva, marca outdoors fundada en 1928 por el zapatero Narciso Delladio, presentó su último informe sobre sostenibilidad a través del cual busca soluciones, materiales y certificaciones diseñadas para minimizar el impacto ambiental de sus productos.

En el marco de la feria ISPO en Munich, Alemania -hermana del Outdoor Retailer, organizado en Boulder, Colorado, donde se expone lo último de la industria outdoors-, La Sportiva presentó su compromiso medioambiental en su nueva línea de ropa y calzado, así como con a través de su alianza con la organización internacional sin fines de lucro 1 % For the Planet de la EOCA (European Outdoor Conservation Alliance).

“La crisis climática necesita una solución sistemática por parte de la comunidad outdoors. La Tierra nos habla: tu empresa está en riesgo por el cambio climático.”

– NORA STOWELL (OUTDOOR INDUSTRY ASSOCIATION)

En su última línea de ropa de la temporada de invierno La Sportiva sacó nuevas prendas hechas total o parcialmente con telas y acolchados obtenidos de la reutilización de poliéster reciclado de botellas de plástico. De acuerdo a la marca, para la producción de una chamarra se usaron aproximadamente 35 botellas, con lo que se logró una reducción del -86% de uso de agua y -75% de energía en el ciclo de producción en comparación con el consumo estándar.

También lee: Frente a crisis climática, industria outdoors debe actuar ya: Outdoor Retailer

Para el 2020, La Sportiva también introdujo el tejido Tech Stretch Pro Eco, hecho en un 88% de poliéster reciclado. El uso de algodón orgánico y fibras de Kapok, así como el uso de acolchado Primaloft® Silver Eco™ y la nueva membrana exclusiva certificada Idro Breath Bluesign® con cero contenido de PFC. Todas ellas, marcas con certificaciones de sostenibilidad.

El objetivo de la marca italiana es sumarse a la reducción de las emisiones de CO2 en sus plantas de producción, lograr certificaciones en su cadena de suministro con el sistema Bluesign, y la implementación de la eliminación del plástico en sus oficinas y de los eventos que gestionan directamente.

«La eco-sostenibilidad es uno de los cinco impulsores corporativos de La Sportiva: dirige las elecciones hacia una producción que tenga el menor impacto ambiental posible; una apuesta consistente con otros dos impulsores de desarrollo: la pasión por las montañas y la responsabilidad social con el territorio Trentino y Val di Fiemme. El respeto al medio ambiente impregna todas las actividades de la empresa, comenzando desde la fase de diseño de los nuevos productos, involucrando al área de I+D en la búsqueda de materias primas con bajo impacto ambiental, eco-compatibles o recicladas, y luego extendiéndose a todas las fases del proceso de producción, con el objetivo de reducir progresivamente las emisiones de CO2 y la producción de residuos.»

– La Sportiva, Informe de sostenibilidad 2020.

Sigue leyendo: Comité Olímpico Internacional Lanza Grupo de Protección a las Montañas

Nueva línea sostenible

Dentro de su colección Apparel, la marca italiana anunció modelos que emplean tela reciclada y tratamiento antibacterial dirigidos a escalada, carreras de montaña en invierno y alpinismo de esquí que, de acuerdo con la marca, son un referente en su objetivo por la producción sostenible.

También lee: Economía Circular, un paradigma que podría salvar al planeta

Dentro de la colección de botas técnicas de alpinismo de esquí, La Sportiva presentó botas recubiertas de una fibra obtenida de semillas de ricino.

La Sportiva México, distribuida por la empresa Alta Vertical, confirma a Freeman su compromiso por continuar en nuestro país la visión de sostenibilidad que conduce la marca a nivel internacional. Así, nos comparte este link donde se pueden conocer los modelos de chamarras fabricadas 100% con materiales reciclados, y que ya están disponibles en el mercado mexicano.

No te pierdas: Cambio climático: qué tenemos que re-aprender de los pueblos indígenas