Cuerdas de escalada: datos técnicos, características y certificaciones

Foto de portada: Hans Braxmeier en Pixabay

Saber leer las etiquetas de las cuerdas de escalada (sus certificaciones y características) te permitirá practicar tu pasión con total seguridad.

En el artículo pasado, «Consejos outdoors: ¿Cómo elegir la cuerda de escalada correcta?» te ofrecimos los datos básicos para saber qué tipo de cuerda es la adecuada para practicar escalada deportiva: diámetro, longitud, marcado medio, recubrimiento, entre otros.

En esta segunda parte hablaremos sobre los aspectos técnicos, características, homologaciones y certificaciones de las cuerdas dinámicas, tanto de las simples (las que se usan para escalada deportiva) como de las dobles (para escalada mixta, en hielo y multilargos).

Se dejarán a un lado las cuerdas estáticas, que se emplean para elevar o trasladar cargas y para ascender por ellas con bloqueadores; y las semiestáticas, usadas en trabajos verticales para estar suspendidos de ellas. Estas cuerdas no se deben usar para practicar escalada dado a que su baja capacidad de elongación hace que no puedan absorber la energía que se produce en una caída. Esto puede traer como consecuencia graves lesiones e incluso se podría romper la cuerda.

Cuando vayamos a comprar una cuerda de escalada, tenemos que leer cuidadosamente el instructivo que siempre trae para comprobar que realmente esa cuerda está homologada para el uso que queremos darle. En los extremos (cabos), las cuerdas llevan señalados con íconos las indicaciones para no confundir su uso.

Cuerdas dinámicas

Las cuerdas dinámicas absorben la energía que genera el impacto de una caída gracias a su capacidad de elongación. Los fabricantes logran esto utilizando poliamidas elásticas y trenzando en espiral los hilos y las hebras del alma.

Su uso está indicado para la escalada, así como para todas aquellas actividades donde existe un riesgo de caer desde un punto que se encuentra por encima del lugar de aseguramiento. Todas ellas deben superar los 8mm de diámetro; por debajo de esta medida no son indicadas para asegurar.

Cuerdas dinámicas: simples y dobles

Generalmente las cuerdas están marcadas con un número «1», «1/2» ó «00»: esto significa que están homologadas ya sea para ser utilizadas en simple o doble.

Marca «1»: se trata de una homologada para ser usada como cuerda simple. En la prueba de laboratorio estas cuerdas soportaron al menos cinco caídas UIAA (factor 2) con 80 kilos de peso, sin transferir al escalador una fuerza de choque por encima de los 1200 kilos, ni estirarse más del 40% de su longitud. Sus diámetros oscilan entre los 9.4 y 11mm.

Marca «1/2»: se trata de una homologada para ser usada como cuerda doble pero pasando por cada seguro una sola cuerda de modo alternativo. El diámetro más usual es de 9mm y son indicadas para escaladores que pesen más de 75kg o situaciones en la que el peso rebase 80kg. Nunca se deben usar de manera simple para asegurar a un escalador que esté por encima del último seguro.

Marca «00»: se trata de cuerdas que se deben usar en doble: cuerdas gemelas; se deben pasar las dos por cada uno de los seguros. Son útiles en zonas de escalada con exposición a bordes y filos, y permiten hacer rapeles más largos.

Características de las cuerdas dinámicas

Carga de rotura: se trata de la carga máxima que una cuerda puede soportar antes de romperse y va en relación al diámetro de la cuerda: cuanto más delgada, menos carga soporta.

Capacidad de elongación: La capacidad de elongación o estiramiento de una cuerda es inversamente proporcional a su diámetro. Esta capacidad permite absorber la energía que se produce en una caída, evitando así que la reciba el escalador (fuerza de choque).

Fuerza de choque: es la energía del impacto que recibe la cuerda en una caída. La fuerza de choque depende del tipo de cuerda, del factor de caída y del peso del escalador. A menor capacidad de elongación de la cuerda, mayor fuerza de choque producirá. La fuerza de choque usual para una cuerda de escalada deportiva dinámica simple de 10.8mm, por ejemplo, es de 12kN. El fabricante debe colocar el número de caídas que la cuerda soporta dicha fuerza de choque.

Factor de caída: éste es el cociente que resulta de dividir la cantidad de metros de caída, entre el número de metros de cuerda activa que hay entre el escalador y el punto de aseguramiento. Es decir: divide la altura de la caída libre entre la longitud de la cuerda activa.

  • Factor 2: El mayor factor que se puede dar en una caída es el factor 2, éste se da cuando el escalador cae dos veces la longitud de la cuerda activa. Es muy importante entender el factor de caída, pues la fuerza de choque es proporcional al factor de caída.

Número de caídas que soporta una cuerda UIAA (factor 2): Cuanto mayor sea la cifra indicada en la etiqueta de la cuerda, habrá mayor seguridad y fiabilidad en el tiempo.

Otras características: algunas cuerdas de escalada pueden aguantar una caída de factor 2 sobre un borde de 90 grados y con un filo de 0,75mm de radio. Asimismo, el material con el que están hechas, la poliamida (nylon), funde a 250ºC y algunas incluyen kevlar o aramida en su alma y aguantan hasta 300ºC. Una característica más es la impermeabilidad: una cuerda mojada es más pesada y mucho menos resistente, por ello, puede ser una característica a considerar.

Respecto al diámetro y su longitud, puedes encontrar al información aquí.

También lee: Consejos: cómo elegir y comprar tus zapatos de escalada

Estándares de calidad de la UIAA

La etiqueta de seguridad UIAA es una «certificación que se otorga al equipo de montañismo y escalada que cumple con los requisitos de la norma de seguridad UIAA correspondiente. Puede representarse en el equipo ya sea por un logotipo o por letras. La etiqueta de seguridad UIAA demuestra que un producto cumple con las normas pertinentes según lo determinado por la Comisión de Seguridad UIAA en colaboración con los titulares de la etiqueta de seguridad. La UIAA recomienda encarecidamente que dichos equipos sean utilizados por escaladores y montañistas de todo el mundo».

[wp_ad_camp_1]

Para las cuerdas de escalada, la UIAA contempla lo siguiente:

Número de caídas: Indica el número de caídas que una cuerda puede soportar sin poner en riesgo al usuario. El número de caídas indicado en una cuerda no significa que al rebasarlo en la siguiente caída ésta se romperá; eso sí, siempre que no esté desgastada por el uso, la abrasión, la humedad, y los rayos solares. Revisa detenidamente tu cuerda después de una caída y considera el retirarla si hay daños detectables.

Para cuerdas simples, 5 es el número mínimo de caídas de factor 2 que ha de soportar para tener la homologación UIAA o la EN 892. Este factor de caída (que se obtiene dividiendo la distancia de la caída por la longitud de cuerda que ha soportado el esfuerzo). En situaciones reales de escalada deportiva, es sumamente difícil que siquiera se acerque al factor 2, aunque sí que se puede presentar en situaciones de escalada con autoseguro, reuniones, escalada artificial, etc.

Fuerza de impacto: El objetivo es que la cuerda ponga la menor cantidad posible de fuerza de impacto sin exceder las medidas de elongación máxima requerida. A menor fuerza de impacto, menor es la fuerza que recibe tanto el escalador como su equipo.

Elongación estática: También llamada elongación de trabajo, es el estiramiento que sufre la cuerda al colocarle una carga de 176 libras. Esta medida está relacionada con la Fuerza de Impacto y la Elongación Dinámica.

Elongación dinámica: Es el estiramiento de la cuerda en la primera caída de laboratorio. También está ligada a la Elongación Estática y a la Fuerza de Impacto. Existe un máximo de elongación permisible. Este valor está en el 40% de la longitud utilizada de la cuerda. Con valores de elongación superiores al 40% existe el riesgo de golpear fuerte.

-Te puede interesar, CERTIFICACIONES DE EQUIPO DE ESCALADA: ENTENDIENDO QUÉ SIGNIFICAN-

Estándares y certificaciones

La Unión Internacional de Asociaciones de Escalada utiliza a nivel global el Estándar Europeo para la certificación del equipo de escalada. Dicho sistema aplica para todas las industrias con operación en la Unión Europea y otorga, mediante comisiones, la responsabilidad de definir las características de cada estándar. La UIAA es responsable de dicha definición para el equipo de escalada.

Dicho estándar se conoce como «EN 892» para las cuerdas dinámicas, y cambia en dígito de acuerdo al equipo del que se trate.

Es importante señalar que la certificación más frecuente de encontrar es la que utiliza el prefijo «CE», sin embargo, existen productos de escalada perfectamente certificados por la UIAA que no poseen el código CE. Esto ocurre debido a que la certificación CE únicamente indica que es apto para la venta en la Unión Europea. Así, es frecuente que productos que no se consumen en Europa no posean dicha mención.

Por otro lado, existe la certificación ISO-9000, que evalúa la calidad de los procesos de manufactura -aunque no las características y resistencia específicos del producto-, mientras que es posible encontrar la certificación 3-Sigma, que evalúa la resistencia máxima estadística del material. Ambas pueden ser mencionadas o no en la etiqueta de la cuerda, y podrían no considerarse certificaciones «completas» para afirmar que la cuerda es segura.

¿Qué término o código sí indicaría que la cuerda está «certificada correctamente»? En general, debería hacer mención de la certificación de la UIAA bajo el Estándar Europeo de acuerdo al tipo de cuerda:

Cuerda dinámica: es el estándar EN 892.

Cuerda estática o semiestática: es el estándar EN 1891. Si ves ese número, no debes usar la cuerda para escalada deportiva.

Ojo: siempre es posible que la mención del estándar sea apócrifo, ya que cualquiera puede imprimir una etiqueta que incluya ese número. Por eso es recomendable comprar marcas reconocidas, y hacerlo en el comercio formal y legalmente establecido, de forma que se pueda confiar en la cadena de suministro que hizo llegar el producto al punto de venta.

Cuerdas y cintas artesanales o de fabricación local sin certificación, ¿son seguras?

Es imposible ofrecer una respuesta de forma genérica, por lo que ciertamente es posible que sean perfectamente seguras. El problema, sin embargo, es que no existe ninguna forma de verificar que sus procesos de fabricación sean siempre correctos y consistentes, que los lotes de insumos mantengan la calidad necesaria, o que un tercero sin beneficio sobre la venta haya probado sus características.

En términos generales, un fabricante no debería ser juez y parte al afirmar que sus productos son seguros y se debe evitar el uso de cualquier marca cuyo fabricante se resista a someterse a la verificación de un tercero.

Vida útil y sustitución

Las cuerdas de escalada tienen una vida de cinco años, a partir de la fecha de fabricación. Ahora bien, deberán sustituirse siempre que en ellas se detecten bultos, depresiones, cambios de rigidez y/o agujeros en la camisa. Asimismo, cuando suelte gran cantidad de pelusa, o lleve entre 100 y 200 usos, cuando acumule gran cantidad de pequeños vuelos, un vuelo de factor 2 o, simplemente, cuando se desconfíe de ella por varias razones.

Cuanto mayor es la capacidad de elongación de una cuerda, menor es su durabilidad. Asimismo, la acumulación de pequeños impactos restan capacidad de elongación de la cuerda.

Te puede interesar, CONSEJOS PETZL: USO Y CUIDADO DE LA CUERDA DE ESCALADA-