Pacha Kuti: The Golden Path, documental de Reed Rickert que rinde homenaje a la Tierra

Fotos de portada: cortesía de Reed Rickert.

Entrevista a Reed Rickert, director de Pacha Kuti: The Golden Path, un documental que habla sobre la profunda relación del hombre con la naturaleza.

Hace aproximadamente una semana se estrenó en Vimeo el documental Pacha Kuti: The Golden Path. Dirigido por Reed Rickert y en co-producción con Anna Fishkin, narra el regreso de Arnold a su comunidad nativa en la Amazonia peruana después de vivir en el mundo urbano. Se trata de su última producción, presentada por NatGeo WILD, ganadora del premio a mejor cortometraje.

Sin duda, Pacha Kuti: The Golden Path es un homenaje a la madre Tierra, a la sabiduría de los nativos que habitan la Amazonia y la importancia de mantener el equilibrio con la selva; nada menos pertinente para mirar hoy, 22 de abril, en el marco del Día de la Tierra. Para conocer más sobre la historia que hay detrás de este extraordinario trabajo visual y narrativo, Freeman entrevistó a Reed Rickert.

Freeman (F): ¿Cuándo y cómo se llevó a cabo la grabación del documental?

Reed Rickert (R): Lo realizamos en diciembre de 2019, en la Amazona de Perú, una zona muy especial de la que se afirma que conserva la biodiversidad más grande en el mundo porque tiene selva alta, mediana y baja. Es sumamente rica en cuestión de especies. Ahí fuimos con la comunidad indígena de Machiguenga y sabíamos de este lugar porque mi socia Anna Fishkin había estado allí cinco años antes. Cuando gané el año pasado el mejor documental con The Flip, el premio de Nat Geo fue una expedición a un sitio lejano. Así, decidimos volver a este lugar porque quería platicar y explorar más una comunidad como esta, profundamente arraigada a su entorno.

(F): Reed, ¿cómo te sientes con el lanzamiento público de Pacha Kuti: The Golden Path?

(R): La verdad, tengo sentimientos encontrados. Se iba a presentar en un evento especial en el Sun Valley Film Festival, en Idaho, un festival que se realiza cada año donde presentan a los finalistas de este concurso de cortos y donde me llevé el premio el año pasado. No obstante, una semana antes de la fecha, todo fue cancelado por la situación del coronavirus. Nat Geo decidió lanzarlo por Internet. No era para nada lo que esperaba, habíamos trabajado mucho para que tuviera sonido 5:1 para cine, pero bueno, así fue.

Por otra parte, creo que ha salido en un momento idóneo, no sólo porque la gente está en su casa y puede verlo, sino porque estamos celebrando el 50 aniversario del Día de la Tierra, y esto es algo que teníamos contemplado cuando hicimos el corto. Ahora, con este caos, es apropiado para los tiempos en los que vivimos. Fue bonito poder compartirlo en este momento con el público. Por ejemplo, el Environmental Film Festival in the Nation’s Capital, de Washington DC, le dio un lugar en su plataforma. Se está compartieron y está teniendo su vida de una forma nada esperada.

(F): De alguna manera, el documental hace un homenaje al Planeta Tierra….

(R): Totalmente. Hay un mensaje implícito que plantea una nueva relación con el medio ambiente, con la naturaleza. Y creo que para lograr bien esa relación hay que buscar dentro de uno mismo, encontrar tu centro y ordenarlo, sólo así se puede crear una relación chida con la naturaleza.

(F): Nos recuerdas una frase de Barry Commer que dice, «Cuando se persigue el origen de cualesquiera de los problemas del medio ambiente salta a la vista una verdad ineludible: las causas radicales de esta crisis no las hallamos en la interacción del hombre con la naturaleza, sino en la interacción de los hombres entre sí… En suma, que a la paz de la naturaleza debe antecederle la paz de los humanos», ¿es así como lo ves?

R): ¡Qué buena frase! Exacto. Esa es una de las experiencias que viví en el proceso de grabación el la selva. La relación que tenemos con el Planeta, con la naturaleza, viene de la relación que tenemos con nosotros mismos. Y a un mismo tiempo, la naturaleza nos da las claves para reencontrarnos.

(F): ¿Esto está relacionado con la idea del documental? ¿cuál fue el objetivo?

(R): Sí, claro. El objetivo principal, sin duda, fue explorar qué significa para la gente de Machiguenga la conservación de la naturaleza. Esa fue la línea que sigue el documental. Estuvimos allá un mes en total y tres semanas en la selva, buscando la forma de expresar su conexión de la manera más natural posible.

(F): ¿Cómo te ha impactado en tu carrera profesional realizar este documental?

(R): NatGeo Wild tiene un perfil de documentales sobre vida salvaje y fauna. Filmar animales es muy difícil, es otra especialidad muy distinta y necesitas tus propias herramientas. Pero después de esta experiencia no puedo pensar en los tiempos que vivimos, estoy procesando todavía lo que viví y a la vez observo cómo reacciona la gente.

(F): …¿Y a nivel personal?

(R): Definitivamente que las cosas pasan como pasan y que tener expectativas no ayuda (risas). Creo que es importante ponerse metas e intenciones y luego fluir con lo que está pasando en el momento, y esto me pasó con el corto y no sólo porque no se presentó en el evento programado en el festival, sino también en el mismo proceso de grabación.

Yo tenía ciertas expectativas, pero luego llegué allá y el panorama se abrió mucho más y tuve que ajustarme para poder observar lo que realmente está pasando y entender algo que nunca hubiera podido imaginar de no haber estado sumergido ahí. Creo que lo más importante es buscar la historia viva y no la que uno quiere hacer. Una lección más de cómo funciona el documental; a veces es muy incómodo y me cuesta trabajo pero intento hacerlo más fluido y natural; es importante estudiar, investigar varias ideas por dónde podría ir el proyecto, y luego dejar que fluya.

En el quinto día de grabación, por ejemplo, íbamos en una pequeña lancha en el río con todo el equipo y, de pronto, se volteó el bote y todo quedó flotando en el agua, cámaras, pilas, cargadores, cables, todo. Pensé que lo había perdido todo. Entonces pregunté al chamán de la comunidad y él, ¡muerto de risa! me respondió -«No te preocupes… Este río reta a la gente que viene, él es muy fuerte. Si tú tienes buenas intenciones, mañana va a estar todo bien, no habrá pasado nada, pero si tienes malas intenciones entonces no te irá bien». Al día siguiente todo funcionó y el equipo no había sufrido daños.

Esta es su forma de conectarse con el Todo y eso lo aprendí en el momento. Entender las fuerzas de la selva y la naturaleza, no es algo a lo que estoy tan acostumbrado y pensé, «ay wey, estoy en otro mundo». Finalmente era lo que quería, entender cómo ven las cosas y ahí estaba la lección. Esto además confirma otra cosa, yo puedo tener la intención de contar una historia, pero digamos que la historia en sí misma también cobra su propia intención, tiene su propia fuerza, es una dinámica muy interesante.

(F): ¿De qué manera se vincula la historia con el 22 de abril, Día de la Tierra?

(R): Creo que es un reflejo de cómo hacemos las cosas. A mi lo que me gusta es encontrar personajes y a través de su punto de vista contar una historia. Esto es lo que hicimos con este corto.

Arnold es nieto de un líder y chamán Machiguenga importante. Arnold fue a la ciudad a buscarse la vida. Algo muy complejo de esas comunidades de la selva es que existen diversos niveles de contacto con el mundo occidental. Él quería descubrir ese mundo que parecía mucho más atractivo que la selva, pero después de dos años se da cuenta que no, para él no es un lugar atractivo y decide volver a su hogar para seguir los pasos de su abuelo. Finalmente la historia habla de su reencuentro con la selva y creo que eso revela cosas significativas para nuestros tiempos, sobre cómo podemos o debemos reencontrarnos con nuestro hogar.

(F): Reed, muchas felicidades por este bello documental.

(R): Gracias a ustedes por el espacio.

CRÉDITOS
Productores: Anna Fishkin, Reed Rickert
Director | Cinematographer: Reed Rickert
Producción I Coordinación: Jabin Gutierrez
Asistente de Producción: Gustavo Zolezzi
Re-record Mixers: Leandro Ariel Luna, Jonathan Ayala Colón