Cerca de 500 zonas de escalada podrían cerrar en Francia ante conflicto legal

Debido a los montos otorgados por daños, la Federación Francesa de Montañismo y Escalada rescinde contratos con propietarios de terrenos con zonas de escalada.

Hace unos 40 años la Federación Francesa de Montañismo y Escalada (FFME) implementó un modelo de acceso a las zonas de escalada basado en contratos directos con los propietarios de los terrenos. Estos acuerdos garantizaban la transferencia de responsabilidad por los daños derivados de la escalada a la FFME.

La federación se ocupó de la seguridad de toda actividad de escalada con una política alta para pagar los daños. No obstante, en los últimos 10 años la aseguradora tuvo que pagar 8,3 millones de euros en daños a heridos, y la federación proporcionó a la compañía 3,3 millones de euros en contribuciones, un monto que no puede ser resuelto por ninguna compañía.

El caso más significativo fue el de Vingrau, en el que se pagaron 1,6 millones de euros por un accidente ocurrido en 2010. El guía alpino y su compañero escalaron por un camino fácil, y la causa del accidente fue un bloque de roca suelta. Los tribunales franceses declararon que la FFME tenía toda la responsabilidad (pero no la culpa) del accidente. El tribunal sostuvo que la fuerza mayor y el riesgo conocido por los escaladores no excluían esta responsabilidad.

Este juicio abrió el camino para que otros escaladores buscaran compensación por accidentes sufridos en distintas zonas de escalada. Por lo anterior, el presidente de FFME, Pierre You, publicó una carta en donde explica el finiquito de los contratos con propietarios de los terrenos donde se ubican unas 500 zonas de escalada. Cada sitio de escalada está cubierto por contratos con la aseguradora.

Sin cobertura de seguro contra accidentes de escalada, los propietarios prohibirán escalar en sus propiedades. Hay 2,500 zonas de escalada en Francia y las políticas antes mencionadas se refieren solo a alrededor de 500 de ellas.

«Tal como está, las convenciones de uso le dan al FFME el estado de tutor de estos sitios. Las consecuencias de este estado a nivel legal son inmensas ya que se le induce una responsabilidad «sin culpa» de la FFME como guardiana del sitio natural de escalada. Claramente, por accidentes debido a la naturaleza del acantilado, la federación siempre se hace responsable.«

– Pierre YOU