Y tú, ¿escalas en bloque o en vía? Conoce sus diferencias

Alan Luna, también conocido entre lroca como 'Stimpo', es escalador desde los 14 años y ha conseguido encadenar hasta 5.14b. Es atleta embajador de Five Ten en México. Lo presentamos orgullosamente como parte del equipo de colaboradores del renovado Freeman Climb.

Es un realidad que hoy en día, en nuestro país, la escalada deportiva viene creciendo a paso agigantados, me acuerdo cuando hace algunos ayeres, casi todos los escaladores de México nos conocíamos entre todos, o en su defecto, teníamos algún amigo en común cercano.

Es una realidad ver hoy en día como los escaladores se especializan sólo en bloque o en vía. Antes la escalada en vía era la única que existía en nuestro país, o mejor dicho, la que contaba con mayor adeptos. La mayoría de nosotros sólo hacíamos bloque en muro como entrenamiento para las vías en roca, tomando así el boulder o bloque como un medio en vez de un fin.

En México el bloque ha sido una actividad relativamente nueva, la cual a explotado exponencialmente en su desarrollo, hoy por hoy, existen muchas zonas de bloque en nuestro país, algunas con exposición internacional, como lo es Peñoles en Chihuahua, Mineral del Chico en Hidalgo, Peña de Bernal en Querétaro, etc. (sólo por mencionar algunas).

En este crecimiento exponencial de la escalada he notado que algunos escaladores optan por dedicarse o mejor dicho especializarse en sólo una rama, fenómeno que me ha causado curiosidad, indagando en dicha cuestión, me he dado a la tarea de platicar  con distintos escaladores de las principales ciudades de nuestro país.

Quiero aclarar que no desprestigio o demérito  a ninguna de las dos, en lo personal me gustan por igual, disfruto mucho ascender un bloque tanto como encadenar una vía que me lleven a mi límite mental y físico.

También quiero aclarar que no es mi intención generalizar a todos los escaladores mexicanos, también hay muchas personas que por decirlo de una manera coloquial, “campechanean” las dos actividades.

Para fines prácticos de esta lectura llamaré “Bloqueros” a las personas que sólo hacen bloque y “Ruteros” a los que sólo hacen vías. Una vez dicho esto, lo que he encontrado es lo siguiente:

Potencia versus resistencia

A la hora de entrenar en plástico prefieren entrenar sólo potencia, he encontrado que algunas de las razones que impulsan esto son:

º Menos divertido o desidia. Es un hecho que es menos divertido apegarte a un programa de cierto número de movimientos a cierto porcentaje de tu capacidad física con cierto tiempo de descanso entre cada secuencia, a sólo ir a “cascarear” pasos de potencia, los cuales son mucho menos.

Cascarear: Realizar varios problemas de bloque sin límite de tiempo entre varios escaladores con el objetivo de liberar/ascender el problema sin caída.

º Falta de espacio para entrenar resistencia. Si tu horario de trabajo se apega al convencional, es decir, de alguna hora de la mañana hasta las 5 ó 6 de la tarde entre semana, es claro que irás a escalar posterior a tu trabajo, horario en el cual las distintas salas de escalada de nuestro país cuentan con el mayor número de clientes. Por lo que ponerte una secuencia de resistencia es un poco complicado, cual sea el número de movimiento de tu secuencia de movimientos, estorbarás a la mayoría de los clientes que sólo le quieren dar a un problema de 4 a 6 movimientos en promedio.

º Idiosincrasia en la forma de progresar en la escalada. ¿A qué me refiero con esto? A lo siguiente, remontate cuando estabas empezando en la escalada, tus primeras idas a algún muro o a la roca, instructores de ese muro o en su defecto tus amigos, te recomendaron hacer barras, de agarres grandes, de agarres chicos, romos, que bloqueos, que campus, que máquinas de escribir, etc. ¿Alguno te recomendó hacer secuencia de movimientos?  o ¿repeticiones en alguna vía? Lo dudo mucho. Nuestra forma de pensar, sin ningún conocimiento previo de entrenamiento para la escalada, es enfocarnos a ejercicios de fuerza/potencia,  siendo ser este tipo de ejercicios los primeros en ser recomendados a un escalador nuevo.

Máquinas de escribir: Ejercicio enfocado a fortalecer hombros y espalda en el cual el escalador se toma de dos agarres distanciados, hace una barra, lleva todo el cuerpo hacia la mano izquierda para posteriormente pasar todo el cuerpo a la mano derecha, todo esto sin bajar, es decir, manteniendo el bloqueo.

Estilo de convivencia y desarrollo en Roca

La convivencia en la roca es distinto entre las dos actividades, algunos Ruteros opinan que se cansan menos en un día de bloque en roca que en un día de vía, los Ruteros encuentran un modo más relajado de escalada en un día de bloque, argumentan que es un estilo divertido en el cual puedes echar el cotorreo, darle un pegue, seguir el cotorreo, moverte a otro bloque, cotorrear, darle un pegue, seguir cotorreando, comer, cotorrear y darle un pegue.

Argumento el cual tiene cierta lógica, el tiempo efectivo en el que un escalador se encuentra pegado a la pared es menor en un día de bloque que el de un día de vía. Hay rutas que requieren de hasta 45 minutos, esto claro dependiendo del tipo de ruta.

En alguna ocasión, pude convencer a un Bloquero de corazón a acompañarme en un día de vía (en Jilotepec Edo. De México) Cuando empezamos a escalar, puntualmente en el calentamiento, le comente que estoy acostumbrado a hacer 3 o 4 vías para calentar, a lo cual me respondió: “¡Cómo crees!, ¡yo sólo haré una y directo a la dura!”

Posteriormente, al término de el día, me comentó que se le hace tedioso el hecho de estar asegurando por mucho tiempo, es decir, en el bloque si no estas escalando puedes hacer lo que quieras, tomar fotos, comer, echar la flojera acostado, contemplar el paisaje, tarea, trabajo pendiente, llamar por teléfono, etc. En cambio en la vía, si vas en pareja, si no estás escalando tienes que estar asegurando, lo cual se le hizo un poco tedioso.

Desempeño de la Psique

El juego de la mente entre las dos ramas, es muy diferente. Por ejemplo, en la vía requieres de lo que yo llamo, un “temple mental” ¿qué es este temple mental? Es la capacidad de mantener la calma por un tiempo. El cual es más prolongado en la vía que en el bloque. Este “temple mental” también se compone de mantener la respiración tranquila, de no darte por vencido prematuramente en algún paso, de ir visualizando los próximos pasos a realizar, de llegar a un descanso y tener la capacidad de bajar el ritmo cardiaco, en fin, de varias actividades mentales que me gustaría tratar, claro esta, si Freeman Climb me lo permite. (Nota del editor: Después de pensarlo medio segundo, sí, se lo permitimos.)

Con respecto a este subtema, he encontrado muchos Bloqueros, muy fuertes físicamente, que no cuentan con este temple mental, al contrario, les da miedo algún aspecto de la vía, como por ejemplo el vuelo, en vez de ir visualizando los movimientos de la vía, van preocupados por el vuelo, por consiguiente, se ponen nerviosos, por ende, aprietan de más cada agarre, por consiguiente, se cansan más rápido, sin mencionar la falta de lectura “in situ”, es decir, la falta de lectura durante la escalada.

Por otro lado, he encontrado a Ruteros con un mayor miedo a la caída en bloque (con su debido crash pad) que  a un vuelo en roca.

Para terminar, cual sea tu inclinación, cualquiera de las dos especialidades nos aporta indefinidas sonrisas con mucha diversión, y como siempre les digo a mis amigos cuando se están preparando para su gran pegue en su proyecto, con un semblante todo serio en sus caras,el chiste es divertirse, disfrutar y de paso a encadenar”

Dichas ramas no se pelean entre sí, simplemente a algunos se nos da más una que la otra, y así, decidimos especializarnos en ella. Lo que si no se vale, es decir que no nos gusta la otra actividad sin previamente haberla probado.

Son bienvenidos tus comentarios, quejas, sugerencias y/o aportaciones. Con mucho gusto les daré seguimiento.

Felices ascensiones, o en su defecto, felices encadenes.

Stimpo