Foto: Dr. Olaf Rieck, Wikipedia Commons

Simone Moro y Tamara Lunger abandonan el Gasherbrum I invernal

Foto: Dr. Olaf Rieck, Wikipedia Commons.

Simone Moro y Tamara Lunger terminaron abruptamente su expedición de invierno a Gasherbrum I y II en Pakistán, luego de una aterradora caída en grieta.

Simone Moro y Tamara Lunger han cancelado su expedición de invierno en la que buscaban enlazar Gasherbrum I y II en Pakistán, tras sufrir un fuerte accidente.

Después de soportar condiciones climatológicas sumamente adversas, incluso con peligro de una avalancha la semana pasada, la cordada tuvo una ventana de tiempo que quiso aprovechar. Sin embargo, camino al campo 1 donde pasarían una noche para al día siguiente continuar al campo 2, abriendo una ruta a través del laberinto de grietas y seracs, Simone Moro cayó repentinamente en una grieta. Moro relató así los hechos en su página de Facebook,

«Bien está lo que bien acaba.
Sin ir demasiado lejos en el concepto, ayer realmente nos alejamos un poco de un epílogo trágico y desastroso tanto para Tamara como para mí.
Estábamos planeando pasar dos noches en la montaña, llegar al campamento 1, dormir allí y luego ir al campamento 2 al día siguiente.
Finalmente salimos de la cascada de hielo, pasamos la última gran grieta y nos dirigimos a la meseta de la cumbre. Siempre atados porque sabíamos que las grietas acechaban, pero la moral era alta por la satisfacción de haber superado todo.
El gran laberinto de hielo.
Pero el día no había terminado y lo que tenía por delante era terrible.
Al acercarme a una grieta, me puse en posición como siempre para asegurar a Tamara, quien primero la cruzó y luego se mudó a la zona de seguridad, 20 metros más allá de la grieta.
Luego fue mi turno y después de una fracción de segundo, un abismo se abrió bajo mis pies y caí. Tamara sufrió un arrastre tan violento que literalmente voló hasta el borde de la grieta mientras yo caía libremente boca abajo durante 20 metros golpeando las piernas y los glúteos contra las cuchillas de hielo suspendidas sin fin donde seguí descendiendo. No más de 50 cm de ancho, en completa oscuridad.
Arriba, Tamara tenía la cuerda envuelta alrededor de su mano y la sostenía como un vicio y le causaba un dolor y entumecimiento insoportables. Estaba en la oscuridad y ella se deslizaba lentamente por el borde de la grieta. Todo se complicaba por el hecho de que tenía raquetas de nieve en los pies. Me las arreglé con una mano para poner un primer anclaje muy precario y, mientras sentía que descendía lentamente hacia el abismo, tuve la lucidez de tomar el tornillo de hielo que tenía en mi arnés y asegurarlo en la pared lisa y dura de la grieta. Ese tornillo me impidió resbalar y probablemente derribar a Tamara en la grieta.
A partir de ahí, sin entrar en detalles, ingeniamos la salida. Casi dos horas después de contorsión y un esfuerzo insoportable pude subir con el piolet toda la grieta, entre dos paredes de 50 cm de ancho, completamente en la oscuridad.
Temblando y con mil moretones, abracé a Tamara, que también estaba llorando por el dolor en su mano. Mientras estaba escalando, ella había logrado hacer un buen anclaje y asegurarme mientras estaba escalando los 20 metros interminables de hielo liso. Bajamos al campamento base, que ya había sido alertado por radio.
Hoy organicé la evacuación con una solicitud de controles médicos para los dos. Los dolores son obviamente más fuertes y la mano de Tamara está parcialmente insensible.»

Hace 35 años Reinhold Messner y Hans Kammerlander lograron ascender el Gasherbrum I 8,080m y el Gasherbrum II 8,035m, enlazando ambas montañas sin descender al campo base. Se trata de una cumbre doble que no ha visto repetición hasta la fecha. 

-OCHOMILES INVERNALES: LAS EXPEDICIONES DE ESTA TEMPORADA-