¿El desgaste de un mosquetón podría cortar una cuerda?

Si sueles utilizar equipo preinstalado en las rutas, esta información te interesa.

Mosquetón retirado de una ruta en Red River Gorge

El dejar anillas colocadas en las rutas, generalmente en las de mayor dificultad, no es algo que esté de moda, en realidad es una práctica que se remonta muchos años atrás, que se repite de manera constante en cualquier parte del mundo y México no es la excepción.

Resulta bastante común encontrar rutas equipadas de principio a fin y por lo general, las anillas suelen estar colocadas en rutas clásicas y de un grado de dificultad considerable, en donde en teoría no cualquier persona podría subirse a robarlas.

Pero uno de los grandes temas relacionados con este tipo de prácticas, es la seguridad. Y es que, a ciencia cierta, a excepción del “dueño” de las anillas (si es que aún tienen alguno), es prácticamente imposible determinar el estado en el que se encuentran, ya que de entrada, las anillas que suelen “abandonarse” en alguna ruta, no son nuevas.

Partiendo de que no es equipo recién salido de su empaque, a eso debemos sumarle que desconocemos el nivel de experiencia de la persona que lo dejó (porque escalar fuerte no necesariamente es sinónimo de experiencia), así como sus hábitos de cuidados y mantenimiento del equipo.

Mosquetones retirados en rutas clásicas de Jilotepec

Peor aún, una vez que ha sido preinstalado, pueden pasar días, meses e incluso años para que el equipo sea retirado de la ruta. Y si a eso sumamos que suele estar colocado en rutas clásicas, entonces el tránsito de escaladores puede ser tan elevado, como el desgaste del equipo. Lo anterior será aún más notorio en las anillas que se encuentren en las secciones complicadas de la ruta.

Tanto los productos textiles como metálicos sufren, no solo el desgaste por el uso o abuso de las personas, sino por las condiciones climatológicas de cada lugar, como puede ser la lluvia, el frío, el calor e incluso el ataque directo de los rayos del Sol. Por tanto, no solo el equipo preinstalado puede estar deteriorado, sino también nuestro equipo se verá afectado por el simple hecho de entrar en contacto con él.

Lamentablemente el tema no es poco serio y podría llegar incluso a causar un accidente fatal, debido a que, entre muchas otras cosas y sólo por poner un ejemplo, un mosquetón desgastado y suficientemente “afilado”, podría llegar incluso a cortar una cuerda.

La suma de factores negativos pone en riesgo la integridad de las personas

Así pues, la próxima vez que pienses utilizar anillas preinstaladas en alguna ruta, realiza una inspección previa de las mismas y ante cualquier señal de desgaste, mejor coloca anillas propias. En caso de que el desgaste sea visiblemente importante, bien vale la pena evaluar el retirar las anillas de manera definitiva.

Recuerda que estar bien informados es obligación de todos.

Cintas completamente decoloradas por el paso de los años expuestas a la intemperie