Cinco puntos clave para un descanso perfecto al acampar

Redacción de BLOG DE ESCALADA: aliado de Freeman Outdoors, líder en la comunicación de los deportes outdoors en portugués. REPRODUCIDO CON AUTORIZACIÓN DEL AUTOR. ORIGINAL EN PORTUGUÉS aquí.

Acampar no es tan incómodo como parece, todo depende de cómo y dónde lo hagamos. Estos consejos te permitirán sentirte en un hotel outdoor de mil estrellas.

Por: Blog de escalada

El sueño es fundamental para las funciones biológicas y, evidentemente, su calidad interfiere directamente en el rendimiento físico de una persona. Durante el sueño, cuerpo y mente se recuperan, promoviendo una sensación de descanso al despertar.

Dormir proporciona el equilibrio general del organismo, esencial para la consolidación del aprendizaje, la memoria y la regulación de la temperatura corporal. Dormir bien, por lo tanto, es mucho más que sólo descansar y renovar las energías para el día siguiente, pues la calidad del sueño está directamente ligada a la calidad de vida del individuo.

Precisamente por lo anterior, acampar resulta para algunas personas un problema. Sin embargo, son las condiciones y la organización no adecuadas las que afectan el buen sueño pero no la actividad en sí. Acampar durante una travesía o trekking es una actividad obligatoria. Para quien desea aventurarse en viajes largos por lugares inhóspitos, también lo es. No obstante, si queremos aprovechar bien nuestro viaje, un mínimo de confort debe conseguirse. No confundir, sin embargo, comodidad con lujos y mimos.

La principal consideración que se debe tener para empezar a acampar es, sin duda, tener buena voluntad. Abrir la mente y preparar el espíritu es fundamental para no extrañar la luz eléctrica, Netflix, la regadera con agua caliente, entre otras comodidades de casa.

Punto clave 1: Confort térmico

Para dormir bien en un campamento es importantísimo no sentir ninguna molestia por la temperatura. Mucho calor o frío no contribuirán a un buen sueño. Por ello, para acampar es imprescindible un saco de dormir o sleeping bag adecuado para la estación, así como un aislante térmico.

Teniendo en cuanto los valores térmicos del saco de dormir, lo siguiente es consultar un sitio de meteorología de confianza e investigar cuál será la temperatura mínima del lugar donde se va a acampar. A partir de lo anterior (temperatura de confort de la bolsa de dormir y temperatura mínima del tiempo) será posible predecir si se va, o no, a pasar frío o calor.

Ahora bien, el aislante térmico o bajo sleeping es imprescindible para una buena noche de descanso. No hay que confundir colchón inflable con aislante térmico inflable. Son dos cosas diferentes y para acampar, el colchón inflable (pesado y no aislante ideal del calor) no es opción. Actualmente existen varios tipos de aislantes térmicos que permiten descansar mejor.

Punto clave 2: Condiciones del equipo

Revisa todo tu equipo en casa, antes de salir de viaje (preferentemente tres días antes). Que tu equipo no tengan raspaduras, agujeros, moho, mal olor o suciedad es importante. Mira que tu bajo sleeping no esté pinchado o se le salga el aire más de lo normal. Es mejor darse cuenta en casa de que algo no funciona bien, que pasarla mal toda la noche, lejos y con frío.

Cuanto más preparada está la persona que va a acampar, mejor será el descanso. Acampar adecuadamente te proporcionará una noche de lujo, en un lugar de cientos de estrellas. 

Punto clave 3: el lugar, las superficies e inclinaciones

Al llegar al sitio donde se va a acampar, lo idóneo es reconocer el terreno. Es importante buscar el lugar más plano posible. Cuanto más inclinado esté, peor será el descanso por la noche. Asimismo, hay que tener en cuenta que puede llegar una lluvia inesperada y de no mirar bien, el cauce del agua puede ir en dirección nuestra. 

Comprueba si hay piedras prominentes, ramas, hormigueros. Otro aspecto importante es identificar por dónde sale el sol y si se trata de un lugar muy húmedo.

Si queremos descansar por la madrugada en un sitio donde las temperaturas son altas y posicionamos la tienda en dirección a la salida del sol, sin vegetación que nos proteja, nuestro nido de descanso se convertirá en un sauna.

Igualmente, si el lugar donde acamparemos tiende a tener temperaturas bajas, y escogemos un lugar con mucha vegetación y sombra, pasaremos frío.

Punto clave 4: Alimentación

Siempre evita dormir sin alimentarte. Evita beber demasiados líquidos o bebidas alcohólicas. Esto hará que tenga ganas de salir de la tienda de campaña durante el sueño y, en el caso de lugares con temperaturas muy bajas, tardarás un rato en volver a alcanzar la temperatura de confort.

Es importante ingerir comidas saludables, no apostando en alimentos como el salami y los embutidos. Este tipo de comidas tienen mucha sal y, consecuentemente, te harán ir al baño.

Punto clave 5: Ropa

Trata de vestirte con ropa que te permita sudar -que sea transpirable-. Un buen consejo, especialmente para quien es friolento, es usar gorros, guantes y calcetas de lana para dormir. Este tipo de ropa ayuda a evitar la pérdida de al menos el 10% del calor corporal. Evita usar ropa muy ajustada, mezclilla y, menos aún, no duermas con calzado.

https://www.instagram.com/p/BQO2VPqgIW8/?taken-by=laryarce