Campaña de esterilización y adopción en la zona de escalada El Arenal

Porque como escaladores, todos somos responsables

Nuestra pasión por la escalada en ocasiones nos hace olvidar que no solo se trata de ir, subir las rutas más difíciles que podamos, divertirnos y regresar, en el mejor de los casos, a festejar un encadene. No, sin duda detrás de un día de escalada hay mucho más que eso.

Nuestra simple presencia genera un impacto cada vez que vamos a una zona de escalada. Es por eso que procurar dejar la menor huella posible siempre ha sido uno de los valores más importantes de las actividades al aire libre. Así, podemos ayudar a mejorar la situación de cada lugar a través de muchas formas, por ejemplo: no dejando basura (y recogiendo la que encontremos), caminando por una sola vereda, hacer nuestras necesidades sin dejar rastro, re-equipar un anclaje en mal estado, cepillando el exceso de magnesia, apoyando a la comunidad local y, por qué no, promoviendo una campaña de esterilización y adopción de perros.

En la zona de El Arenal desde hace muchos años, ha sido conocida la familia de perritos que ahí viven, a la intemperie y en muchas ocasiones sin alimento ni agua por días y días. Lo peor es que es una historia de reproducción completamente fuera de control, a la cual, sí se le vio principio, pero no se le ve fin.

Durante años, algunos escaladores (en realidad un par) nos hemos dado a la tarea de llevarles agua y alimento, procurarlos en la medida de nuestras posibilidades e incluso adoptar al padre fundador de la familia, el buen “Pogo”. Pero la situación nos ha rebasado y ha tocado desde encontrar muertos a integrantes de la familia, pasando por ver nacer a un cachorro ya muerto y, recientemente, hasta enterrar a uno de los más pequeños que murió de hambre prácticamente en nuestras manos.

Es por eso que, junto con un grupo de amigos y especialistas, nos hemos dado a la tarea de promover una campaña de esterilización y adopción de los perros, la cual ha sido autorizada previamente por Don Reinaldo, dueño del terreno y de la primera camada, pero a quien lamentablemente la situación también lo ha rebasado.

Este fin de semana se acudirá con un equipo de voluntarios comprometidos, con la intención de mejorar su futuro. El primer paso será hacer todo lo posible por esterilizarlos, en las mejores condiciones que la situación permite, para posteriormente intentar ofrecerles un hogar en donde el frío, el hambre, la sed y la falta de cariño sean cosa del pasado.

Sí, sabemos que en el mundo hay muchos problemas, quizá incluso más importantes, pero no podemos simplemente permanecer ajenos. Lo que sucede en las zonas de escalada, sus alrededores y las comunidades que visitamos, también es de alguna manera nuestra responsabilidad.

Un agradecimiento infinito a Elena, la especialista que nos estará apoyando; a Adriana, quien ha movido cielo, mar y tierra por hacer que esto suceda; y por supuesto a Quetzali, quien más que nadie procura a su querida familia perruna de La Cueva, su lugar favorito. Y gracias a ALTA Vertical por confiar en nosotros y por facilitarnos elementos que serán de mucha ayuda para llevar a cabo la tarea.

#YOESCALO    #YOSOYRESPONSABLE