Foto: Juan Pablo Cordero

Cae el segundo 5.14 femenino en México, por Larissa Arce

Larissa Arce se lleva «Dante´s Extension», un 5.14a en El Salto, NL.

Fotos por: Juan Pablo Cordero (Instagram corder1)

Apenas hace un par de semanas platicábamos con Larissa sobre su ascenso a “Dante´s Inferno”, un 5.13d ubicado en la pared de Las Animas, en El Salto, Nuevo León y ahora recibimos la excelente noticia de su ascenso a la extensión de la ruta.

Como regalo anticipado de los Reyes Magos, Lari encadenó “Dante´s Extension”, graduada como 5.14a, lo cual la convierte en la segunda mexicana en alcanzar dicho grado, después de Fernanda Rodríguez, quien hace algunos años escalara “La Bomba H”, también en El Salto.

Aquí les compartimos una breve reseña que Lari nos envió.

Por Larissa Arce.

“Un buen amigo me dijo que el momento de un encadene es tan efímero, que por eso lo importante se encuentra en disfrutar cada parte del proceso”.

Después de encadenar “Dante´s Inferno” me preguntaron sobre qué seguía y fue cuando nació la idea de probar la extensión. El grado me imponía, pero las ganas de seguir y ver que había más allá en esta bonita ruta no me dejaron por mucho tiempo.

Comencé a intentar y justo cuando sentí que ya sabía cómo iba a hacer cada paso me enfermé y estuve en cama tres días en casa de doña Kika. Solo me quedaban dos días más en El Salto y no me sentía nada bien.

El cuarto día fui a intentar dar un buen pegue pero mis expectativas se destruyeron cuando no pude hacer ninguno de los pasos que ya había descifrado. Sentí que la ruta me estaba consumiendo y decidí dejar de intentar, probar algo más y despedirme de un proyecto ambicioso que me comenzaba a frustrar.

El último día tenía un poco de fiebre y tampoco me sentía bien. Aseguré a mis amigos y no me importó desaprovechar la oportunidad de hacer un último intento mientras la pared tenía sombra. Alistamos todo para irnos y de repente me entró una necesidad de dar un último pegue, no era un último intento, más bien eran las ganas de disfrutar una última vez cada paso.

 Y así, paso a paso, apurada y con el sol alcanzándome llegué hasta la segunda reunión, justo cuando dejé de luchar. Sin duda la escalada nunca deja de enseñarme.

¡Felicidades Lari y que el 2017 siga tan bien como llegó!