Mineral del Chico: un Pueblo Mágico lleno de escalada

Mineral del Chico, una referencia del bloque nacional

Durante los últimos años, el nombre de Mineral del Chico se ha convertido en una referencia en el ámbito de la escalada en roca, particularmente en la modalidad de boulder. Esto se debe a que, en los últimos años, Santiago Rodríguez, junto con algunos amigos han dedicado el 100% de su tiempo libre al desarrollo de dicha zona, todo con el objetivo de descubrir, limpiar y abrir boulders en medio del bosque que rodea al pueblo mágico.

Mineral del Chico ha sido la sede de uno de los festivales de escalada con mayor crecimiento a nivel nacional. En su tercera edición, el Festival de Roca recibió a más de 400 asistentes de diferentes estados de la República y del extranjero y sin duda alguna, hoy es considerada una de las mejores zonas para la práctica del boulder en el país.

Pudimos platicar con Santiago, quien nos cuenta un poco sobre la historia del lugar y nos extiende la invitación a la Clínica de limpiado de boulders, la cual se llevará a cabo el domingo 21 de mayo, de las 11 a las 19 horas.

Entrevista con Santiago Rodríguez

Freeman (F): Platícanos un poco de tus inicios en la escalada

Santiago (S): Comencé a escalar en roca hace ya unos años, 20 para ser exactos. Junto con mi hermano empezamos a explorar una cañada cerca de donde vivíamos en Jalapa, lugar que visitamos varias veces. Después realizamos nuestro primer viaje de escalada a Las Ventanas, en el Parque Nacional de El Chico, sin imaginar que años más tarde formaría parte del desarrollo de la zona y que sería mi lugar de residencia.

(F): ¿Cómo fue que te involucraste más en el boulder?

(S): Hace muchos años, algunos buenos amigos comenzaron a practicar esta modalidad, la cual era relativamente nueva en México.  A mí me atrajo mucho este tipo de escalada porque era muy intensa, mucho más práctica y novedosa. En ese entonces visitábamos zonas como el Cañón de Aculco o Peña de Bernal y el hecho de descubrir nuevos lugares atrajo por completo nuestra atención.

(F): Resulta una aventura el desarrollar una zona, ¿cierto?

(S): El juego de buscar y encontrar nuevas rocas, que aunque sean pequeñas y a la vista parezcan insignificantes, es para mí algo esencial, porque implica un toque de aventura y tan solo pensar en la idea de encontrar un nuevo lugar o un nuevo sector de escalada que nunca antes haya visto o que nunca haya sido escalado, es muy excitante.

(F): ¿Qué es lo que más te gusta?

(S): Me fascina adentrarme en una cañada que no conozco, perderme por un rato en el bosque y eventualmente encontrar algo, limpiarlo, trazarlo, probarlo, escalarlo y finalmente bautizarlo con un nombre y su grado respectivo.

(F): ¿Qué hay de Mineral del Chico y su potencial?

(S): Hace ya más de 12 años tuve la suerte de estar escalando en Hidalgo con mi buen amigo y gran escalador, Carlos García “Mac”, y como él sabía de mi interés en el boulder, me llevó a conocer el bosque debajo del conjunto de rocas de Las Monjas, que resultó ser un bosque con cientos de bloques esparcidos por toda la montaña, todos sumergidos en un mar de musgo y de liquen en ese entonces.

Desde ese día el lugar captó mi atención y fui de inmediato a contarles a mis amigos bouldereros, y así fue como comenzamos a frecuentar esta zona.  Pero no fue hasta hace unos cinco años que junto con Diego Álvarez “Mutante”, Diego Montull y Pablo Fortess, principalmente, comenzamos ya a limpiar y abrir boulders más en serio y a descubrir cada vez más sectores.

(F): ¿Cómo vives la escalada?

(S): Mucha gente coincide en que la escalada es un deporte muy social y te hace interactuar sin importar el idioma, cultura o nivel que tengas, es algo muy interesante porque el ambiente es muy positivo y genera entusiasmo. Mi decisión de venir a Mineral en estos últimos años implicó también mucho aislamiento, mucha reflexión y soledad. Afortunadamente es algo que siempre me ha gustado. Es una especie de meditación activa.  

(F): Estas por realizar una clínica de limpieza de bloques, ¿correcto?

(S): Así es, el próximo domingo 21 de mayo. Ojalá se animen a participar ¡Los esperamos!