Entrevista a Silvia Andonie: la corredora más resistente del mundo es mexicana

Silvia Andonie, la mujer que nació con el deporte en las venas. Tres décadas de trayectoria, seiscientas carreras y treinta récords.

Silvia Andonie, nacida un 7 de octubre de 1955, ha participado en 625 carreras desde 1979. Esposa, madre y viajera insaciable, Andonie ha sido reconocida mundialmente por sus éxitos alcanzados en pruebas de atletismo, triatlón, duatlón, biatlón, ciclismo, así como en las más duras y extenuantes carreras de resistencia mundiales.

Su currículum habla por sí solo. Andonie ha conquistado 30 récords en total, de los cuales 14 han sido a nivel mundial. Prácticamente desde sus primeros pasos la atleta mexicana practicó deportes. Sin embargo, con su tercer embarazo fue operada de varices en las piernas, y los médicos le recomendaron correr. A partir de ese momento, surgiría una de las atletas de ultradistancia más fuertes de México y el mundo.

Más allá de los pódiums, marcas y récords, Silvia Andonie ha demostrado al mundo cómo -retomando las palabras del filósofo ruso Mijaíl Bakunin- proponiéndose lo imposible, es que verdaderamente se logra lo posible.

La mexicana superó barreras físicas impensables, por ejemplo, cuando corrió aproximadamente 100km diarios durante 20 días seguidos en el Reto Mundial 2000km de Pista, en 1997; se sobrepuso a luchas mentales jamás antes imaginadas, como cuando implantó el récord en el campeonato mundial Doble Decatriatlón, el triatlón más largo, difícil y extenuante del mundo. Pero, sobre todo, acalló sutil y continuamente con sus pasos la idea tan absurda que afirma que el sexo femenino es más débil.

Esposa, madre de tres hijos, trabajadora y además atleta. Silvia Andonie ha conseguido ser la primera mujer en la historia en participar por lo menos en siete carreras internacionales diferentes, ganar el primer lugar absoluto (hombre-mujer) e incluso romper récords. Por ejemplo, en 1987 ganó el primer lugar varonil y femenil en las 24 horas de trote del Bear Creek Park, en Houston, Texas, donde corrió nada más y nada menos que 200km.

En esta ocasión Freeman entrevista a una de las atletas más impresionantes que ha tenido nuestro país, Silvia Andonie.

Freeman (F): Hola Silvia. Primero que nada, muchas gracias por ofrecernos tu tiempo para esta entrevista.

Silvia Andonie (S): Gracias a ustedes, a sus órdenes.

(F): ¿Cuáles fueron tus primeras carreras?

(S): Siempre hice ejercicio pero después de tener a mi tercer hijo, los médicos decidieron operarme por várices graves que tenía en las piernas. Así fue como me recomendaron que corriera a modo de terapia. Inicié en los mal llamados maratones de aquél entonces, de 4km, era el año 82′. Recuerdo que después realicé uno de 42k, ese sí era un maratón, y lo terminé en 4:08, nada mal para no haber tenido ningún tipo de preparación previa.

(F): ¿Cómo fue que comenzaste a correr ultras? ¿dónde nacieron esas ganas por las largas distancias?

(S): En 1985 participé en el Maratón de Dallas Texas, hice 3:10 y ahí alguien me platicó de una carrera de 80km, la Jackson Five-0. Me llamó mucho la atención y le metí más duro al entrenamiento en la montaña. Finalmente participé y terminé en segundo lugar con 7:26. Me había ido muy bien.

A partir de ese momento comencé a buscar pruebas de larga distancia pero jamás me imaginé que terminaría haciendo esas locuras de correr durante varios días, incluso semanas.

(F): Fuiste la primera mexicana en participar en el Iron Man Hawaii en el 86′, al año siguiente ganaste el primer lugar general de las 24hrs del Bear Creek Park, en Houston, Texas, corriste las 1000 millas del Campeonato Nacional de Nueva York, es decir, 1609km en 14 días, 18 horas, 52 minutos, aproximadamente 130km diarios, rompiendo el récord mundial; en el 89′ fuiste la única mujer en participar en el Triple Iron de Francia. En fin, la lista es interminable, pero ¿qué significa realizar esas pruebas cuando ninguna mujer lo ha intentado?

(S): En realidad se sufre mucho en esas carreras, pero conforme van pasando los días sientes que te vas fortaleciendo. Había algo que me llamaba la atención, se pensaba mucho que la mujer era el sexo débil, que servíamos para ser amas de casa, madres de familia. Así pues, ser la primera mujer y decirle al mundo que sí podemos, que nada nos limita, eso me llevó a muchas metas, más que un obstáculo, fue una motivación y me dio mucho gusto demostrarlo.

No quiero decir que sólo participaba en carreras en las que no habían corrido mujeres, pero busqué probarme en todo, incluso donde había que hacerse un camino.

(F): ¿Cómo combinaste el ser esposa, madre y atleta de alto rendimiento?

(S): Mi esposo, Jorge Luis Andonie Dacarett fue mi entrenador desde 1987. Con el tiempo él se fue especializando con los más expertos a nivel mundial. Juntos trabajamos en mi carrera deportiva. Fue muy importante hacer un gran equipo, pues ser ama de casa exige mucho trabajo y, por supuesto, también había que cumplir con eso.

(F): ¿Cómo eran tus entrenamientos?

(S): Mi entrenamiento fue el trail running. Correr campo traviesa, de subida, eso fue lo que mejor condición me dio. Durante años subí y bajé el Chipinque en 5 horas una o dos veces por semana. Cada fin de semana corría 40km y los domingos participaba en carreras estatales de 10km, 15km, medio maratón y finalizaba en diciembre con el maratón de Monterrey.

(F): Explícanos un poco, ¿qué significa correr dos mil kilómetros, es decir, 19 días seguidos?

(S): Las ultradistancias te tienen que gustar, atraer y que organismo debe sea capaz de soportarlo. Cuando se realizan en pista, tienes tu casita de campaña, baños y cocina. El tiempo no se detiene y debes organizarlo. Sin duda, duermes lo mínimo indispensable, es decir, 2 ó 3 horas al día. Comes cada cierto tiempo, te bañas, pero siempre estás midiendo el tiempo. Sin duda, el mayor agotamiento no es físico, sino que no duermes lo suficiente.

En este tipo de carreras se lleva el cuerpo y la mente al extremo. De hecho, cuando terminé estuve dos semanas completas en cama para reponerme. La recompensa es grande, hay una cierta espiritualidad en este tipo de retos.

(F): Por último, ¿cuál es la carrera más especial de tu trayectoria, la que recuerdas con mayor sentimiento?

(S): En realidad todas; son como los hijos, no se puede escoger uno, a todos los quieres igual porque son diferentes. Todas las carreras que corrí tuvieron algo especial.
Sin embargo, recuerdo mucho el Reto Mundial Decatriatlón del 92′, donde fui la primera y única mujer que participó, la gané e implanté el récord mundial. Hice 38km de natación, 1800 kilómetros de ciclismo y 422km de trote en 10 días 9 horas 14 minutos, se trató del triatlón más largo del mundo.

(F): Muchas gracias por la entrevista Silvia. Un placer escucharte.

(S): Gracias a ustedes.

Récords mundiales de Silvia Andonie

En 1989 implantó el récord mundial en el Triple Triatlón en Francia. Fue la primera y única mujer en el mundo que realizó los 12km de nado, 540km de ciclismo y 126.6km de trote en un tiempo de 51 horas 53 min.

En 1990 rompió el récord mundial del Doble Triatlón en Holanda en 25 horas 53 min, y donde realizó 7.6km de nado, 360km de ciclismo y 84.4km de trote.

Implantó en 1991 el récord mundial en el Cuádruple Triatlón en Hungría. Fue también la primera y única mujer en el mundo que lo realizó. Distancias: 15.2km de natación, 720km de ciclismo y 168.8 km de trote, en un tiempo de 72 horas y 37 min.

Consiguió, también en 1991, el récord mundial en el Quíntuple Triatlón en Holanda, en el que nadó 19km, hizo 900km de ciclismo y 211km de trote, en un tiempo de 100 horas, 50 min. y en el que también fue la primera y única mujer en el mundo que lo realizó.

En 1992 implantó el récord mundial en el Campeonato Mundial Decatriatlón. Se trató del triatlón más largo del mundo y por ende una de las pruebas más difíciles de la historia de esta disciplina, que se llevó a cabo en la ciclopista del Parque Niños Héroes, en Monterrey, N.L. Silvia Andonie nadó 38km, realizó 1,800km de ciclismo y 422km de trote en un tiempo de 10 días 9 horas 14 minutos.

Dos años después, en 1994, la corredora rompió el récord mundial en las 1000 Millas Sri Chinmoy en la Isla Wards de Nueva York. Realizó un tiempo de 14 días 18 horas y 52 minutos y recorrió 1609km. Silvia fue la primera mujer latinoamericana que participó en este ultra.

En 1995 Silvia implantó el récord mundial de las 24 horas de ciclismo en el Velódromo Monterrey, Nuevo León, y donde consiguió pedalear 625km a una temperatura de 55°C.

En el campeonato mundial 15 Mexicano de 1995, el triatlón más largo del mundo, consiguió el récord mundial y es la primera y única mujer en el mundo que lo ha realizado. Silvia realizó 57km de natación, 2,700km de ciclismo y 633km de trote en 16 días, 19 horas, 1 min. 54 seg.

Rompió el récord mundial en el Tri-Max 3 x 24 en Apodaca, N.L. en 1996. En un tiempo de 24 horas para cada disciplina nadó 50km, pedaleó 436km y corrió 154km.

En 1997 consiguió el récord mundial en el Reto Mundial 2000km de Pista, en el que realizó 19 días, 20 horas, 26 minutos y 7 seg, consiguiendo en el split de los 1000 km el récord mundial en su categoría de edad (40-44 años) y la segunda mejor marca mundial con 8 días, 13 horas, 46 min y 35 seg. Así como en el split de las 1000 millas fue también la segunda mejor marca mundial con 15 días, 15 horas, 38 min y 19 seg.

Implantó Récord Mundial en el Campeonato Mundial Doble Decatriatlón, en el que realizó 76km de natación, 3,600km de ciclismo y 844km corriendo, en un tiempo de 26 días 19 horas, 1 minuto y 41 seg. Nuevamente, fue la primer y única mujer en el mundo que lo ha realizado, mismo que se convirtió en el triatlón más largo, difícil y extenuante del mundo, en 1998.

En 1999 consiguió el récord mundial en el Campeonato Nacional de 24 horas de ciclismo de ruta con 631km, 34mts.

Rompió el récord mundial en el Tercer Campeonato de Maratón de Trote Acuático (distancia de 42.2km) en el 2003 y con 13 horas 46 minutos y 10 segundos, trotando en la Alberca Olímpica del Parque España con profundidad de un metro de agua.

Finalmente, en el 2010 Silvia implantó el récord mundial del 30 Triatlones Olímpicos en 30 días, con distancias de 1.5km de natación, 40km de ciclismo y 10 km corriendo, con un tiempo total acumulado en los 30 triatlones Olímpicos de 107:26:23 hrs.