Altamira y Piedritas: un nuevo paraíso para el bloque nacional

El potencial de Altamira casi triplica al de Peñoles

Hace un par de semanas, el equipo de Bloc-E se unió al Exposure Climbing Team en un recorrido por el Norte del país, con la intención de visitar las nuevas zonas de Altamira y Piedritas, en Coahuila. Y como diría nuestro querido Franz Weber, el lugar y su potencial sencillamente es… ¡Inhumaaaano!

Por Franz Weber

Cuenta la leyenda, que en el Norte del país y a tan sólo 30 kilómetros del Río Bravo, dos zonas colosales permanecían ocultas e inexploradas. Hace poco más de un año, un explorador en busca de la meca, se dio a la tarea de encontrar un nuevo paraíso para la escalada.

Durante su búsqueda logró llegar a Altamira, un cerro gigantesco a 10 kilómetros del Ejido San Miguel, el cual cuenta con 245 habitantes y es el pueblo más cercano en 200 kilómetros a la redonda.

Las hordas de escaladores regiomontanos se dieron a la tarea de ir a explorar y un año más tarde, Ricardo Vara, comandante del Exposure Climbing Team, pasaba una velada platicando con el único par de locales de Altamira, Don Juvencio y Don Alfonso. Aquella noche Ricardo fue advertido de una zona de igual magnitud a 20 kilómetros detrás del cerro que se veía al horizonte, así que tomó la brecha y el último día de su viaje logró ubicar está nueva e inmensa zona y de inmediato supo que sería «Piedritas».

Franz Weber, trabajando un proyecto de posible V11/V12

Para llegar, se debe tomar la carretera de Monterrey o Saltillo con dirección a Monclova durante dos horas, para continuar hacia Múzquiz por dos horas más y de ahí seguir hacia San Miguel. En total son prácticamente seis horas de camino. Y si se quiere llegar hasta “Piedritas”, es necesario tomar una brecha durante 45 minutos más.

Tanto Altamira como Piedritas son de muy fácil acceso y se puede acampar dentro de la zona, pero eso sí, no hay nada. A lo más, uno que otro ranchero extremadamente amable y que seguro no ha platicado en mucho tiempo.

Como referencia y para quienes conozcan Peñoles, en Chihuahua, la dimensión de “Piedritas” es poco más del doble. La roca es un granito perfecto, de los más duros encontrados en México y con infinidad de bloques de entre dos y tres metros. Predominan las piedras medianas, con agarres muy pequeños pero irrompibles. Y el potencial para la apertura de bloques es muchísimo, desde del V7 al v9 y algunas posibles joyas doble dígito.

Franz Weber escalando «El babuino» V8, Piedritas, Coahuila. Foto: Carlos Cardona

Altamira por su parte, tiene un tamaño aproximado de casi tres veces «Piedritas». Se caracteriza por los highballs y es perfecto para escalar un estilo de muchos movimientos, largos en slopers y de mucha compresión. Tiene un estilo único, pero se recomienda bajar con cuerda para limpiar los tops en donde la roca no es tan buena. Sin duda esta zona se llenará de problemas clásicos, desde el V7 y hasta los de muchísimo poder, como V13, V14 y más.

Hasta el momento ya son más de 40 bloques abiertos en conjunto por el Exposure Climbing Team, pero aún siguen siendo pocos comparados con el enrome potencial que ofrecen las zonas. Sin duda, en los próximos años darán mucho de qué hablar estos nuevos paraísos para el bloque nacional.

Franz Weber en el FA de «Squeeze de Toronja», V6 en Altamira, Coahuila.