Adizain Solis y “El mexicano perdido” en El Chonta, Guerrero

«El mexicano perdido», uno de los 5.14 más espectaculares en la zona de El Chonta

https://vimeo.com/203535186

A poco más de dos horas de la Ciudad de México, se encuentra una de las zonas más emblemáticas de la escalada en nuestro país. La cueva del Chanchullo, mejor conocida como «El Chonta», se sitúa a escasos 30 kilómetros de la ciudad de Taxco, Guerrero, y fue parte del escenario para el Petzl RocTrip 2010.

Escondida entre la maleza y la irregularidad del terreno, la cueva alberga paredes de más de cien metros de altura, de los que penden enormes estalactitas y por las cuales se pueden escalar rutas de todos los grados de dificultad. Entre ellas destaca “El mexicano perdido”, una de las rutas más duras de la zona y del país.

Apenas hace unos días, Adizain Solis, integrante del Exposure Climbing Team, logró encadenar la ruta graduada como 5.14b y nos comparte en exclusiva sus primeras impresiones.

Entrevista con Adizain Solis

Freeman (F): ¿Cuándo empezaste a probar la ruta?

Adizain (A): Comencé a probarla a inicios de septiembre del año pasado. Al principio me fue muy difícil intentarla debido a la temporada en que lo hice, seguían las lluvias y la vía estaba en gran parte mojada, así que los primeros intentos fueron casi en vano.

(F): Platícanos un poco sobre el proceso.

(A): Regresé a finales de noviembre con el clima ya a mi favor. La cueva estaba completamente seca, al igual que todos los agarres de la ruta, excepto uno que siempre permanece mojado. Comencé como todo un bebé, pasito a pasito. Pude sacar casi todos los pasos, menos un dinámico, el cual solo pude hacer con la beta ganadora de Bruno García y eso me motivó a seguir intentando cada vez más fuerte.

(F): ¿Qué sucedió en esos meses?

(A): Llegaron las vacaciones de diciembre así que tuve que dejarla debido a un viaje programado al norte del país, a una de las mejores zonas de escalada de México, El Salto, Nuevo León. Durante el viaje decidí concentrarme al cien en un proyecto que dejé muy cerca durante Semana Santa, “La Bomba H” (5,14a). No deje pasar tiempo y fui por ella desde el primer día. Todo estaba a mi favor, había buen clima, estaba en excelente forma y estaba muy motivado, así que al cuarto día de tirarle a muerte pude encadenarla.

Ya más relajado, decidí intentar otras rutas como “Tufa king short” y “El camino del chino”, las cuales encadené relativamente rápido y me fui directo a “Dantes inferno”, que dejé como proyecto a una sola caída.

(F): Y se acabaron las vacaciones.

(A): Así es. Ya de regreso y con otra mentalidad, decidí volver al “Mexicano perdido”. Un fin de semana antes del encadene estuve tan cerca que le platiqué la idea “Chui” (Ulises Fierro) de poder grabar y él aceptó. Finalmente, el 21 de enero la magia surgió y logré encadenar la ruta, entre porras, con un gran asegurador y un excelente video.

«Kquiz», fiel compañero y cordada de Adizain. Foto: Héctor García
Daniel Woods intentando «El mexicano perdido» durante el Petzl RocTrip México.