¿Por qué las montañas nos hacen libres? (ESCRITURA DE MONTAÑA ECUADOR)

Texto Selección Oficial Convocatoria de Escritura de Montaña en Ecuador en tiempos de coronavirus. ¡Lee, comparte y vota!

Texto Selección Oficial: Convocatoria Escritura de Montaña en Ecuador 2020, organizado en colaboración por Tras las Huellas de Whymper y el Freeman Film Festival.

¿Por qué las montañas nos hacen libres?

Soy geóloga de exploración; subir y bajar montañas  se ha convertido en un estilo de vida. Cada 16 días, vuelvo por una nueva aventura. Algunas personas  lo hacemos por trabajo, otras por deporte, otros por el placer de encontrarse con ellos mismos, perdiéndose en la inmensidad de las alturas y la belleza que aparte de verse, se siente. Y es que algo tienen las montañas que, al subirlas, nos llenan el alma y un poco la vida, esa vida que muchas veces se ve interrumpida por el ruido, la tecnología y las cosas del mundo que no sacian nuestra alma.

El camino es la parte más emocionante antes de llegar a la meta, en donde vamos descubriendo pequeños mundos disfrazados de plantas, insectos y climas. Muchas veces vamos acompañados de personas que se vuelven nuestros confidentes; al igual que las montañas, ellos nos escuchan y nos animan no solo para llegar a la meta sino para continuar con la vida. Es en esos momentos en que no necesitamos nada más para sentirnos libres y llenos de eso que el mundo no nos puede dar. Hay distintos tipos de caminos, los que nos cuesta mucho subirlos porque demandan de gran energía, los que nos exigen coraje y los que nos suplican paciencia para ir descubriendo en todos ellos la belleza que impone el paisaje.

Las incomodidades, como dormir en carpas, se vuelven vanas al disfrutar y vivir la experiencia. La falta de tecnología y conexión con el mundo exterior se vuelve cada vez menos necesaria dado que nos permite comunicarnos con nosotros mismos y muchas veces nos ofrece la oportunidad de responder las preguntas que el mundo, con su ajetreado ritmo, no nos da. Las estrellas y la luna son nuestras fieles compañeras; por la noches nos permiten establecer el norte que solemos olvidar al regresar al mundo. Los manantiales se convierten en nuestra fuente para abastecer del líquido vital a nuestro cuerpo, que muchas veces está sediento de agua y otras veces de libertad.

Coronar montañas es como coleccionar sueños, esos que parecen imposibles desde abajo. La libertad que genera llegar a la meta es comparable con las enseñanzas que nos va dejando el camino. Cada vez que subimos montañas tenemos el deseo de que regrese la siguiente aventura para seguir conquistando sueños, coleccionado aventuras, respondiendo preguntas, conociendo la belleza que nos ofrece la naturaleza escondida en un silencio que nos grita que somos muy pequeños comparados con la inmensidad que ella nos muestra. 

Cada aventura nos deja una nueva enseñanza que por el ritmo de los días y la cotidianidad de la vida solemos olvidar; nos da la oportunidad de explorar, mucho más que montañas, nuestra propia alma escondida en el ruido de las quebradas, la profundidad de los valles, y la belleza de los paisajes.

Autor: María Alexandra Ramírez Torres

 Mi nombre es María Alexandra Ramírez Torres, tengo 27 años, soy de  la ciudad de Piñas, un pequeño pueblito de la parte alta de la provincia de El Oro. Soy geóloga de exploración y gracias a esta profesión pude descubrir el mágico mundo del senderismo haciendo que, en realidad, se vuelva en algo más que un trabajo sino una pasión. Me gusta mucho la fotografía y retractar los lugares a los cuales no es fácil llegar hace que sea más emocionante la aventura de entender los colores, y tratar de mostrar la belleza que nuestros ojos están viendo.

Haz click aquí para regresar al listado de participantes y al formulario de votación. Recuerda que solo puedes votar una vez.