Cómo ajustar los bastones de senderismo: consejos generales

Con información y fotos de Blog de Escalada.

Los bastones son como el 4×4 del senderismo; usarlos adecuadamente proporciona grandes ventajas. Estos son algunos consejos generales.

Los bastones de senderismo, también conocidos como bastones de trekking, son elementos esenciales para muchos practicantes de esta disciplina. El accesorio, que se usa en todo el mundo, ayuda notablemente con la distribución del peso que llevamos, alivia el impacto en las caderas, piernas y rodillas, permite ganar equilibrio y comodidad al andar en terrenos irregulares y son un excelente medio para activar el tren superior (bíceps, tríceps, dorsales y pectorales). Por todo lo anterior, mejoran el rendimiento físico.

Hoy en día, los bastones están hechos de distintas aleaciones y tipos de aluminios que les confieren una buena resistencia y poco peso (aproximadamente 250grs. por bastón, pero incluso los hay más livianos).

No sólo para aquellos que se enfrentan con frecuencia a torceduras y esguinces en los tobillos, los bastones de trekking son excelente opción para todo tipo de senderistas porque permiten ganar seguridad adicional al caminar, así como ahorrar energía, algo esencial para quienes gustan de recorrer largas distancias o terrenos abruptos. No obstante, para que funcionen adecuadamente, deben ajustarse de manera correcta. Afortunadamente, el ajuste es simple y relativamente fácil.

Altura de bastones de senderismo

Los bastones de senderismo son ajustables para adaptarse a diferentes medidas, dependiendo de la altura de la persona y la pendiente del terreno. Generalmente, la extensión de los bastones será menor en pendientes acentuadas (subidas) y, por el contrario, se alargan unos centímetros para los descensos.

Hay una fórmula muy simple para calcular la altura de los bastones. La fórmula consiste en multiplicar nuestra altura por 0.66 para un uso relajado, 0.68 para un uso intenso. El resultado debe redondearse al siguiente múltiplo de 5. Por ejemplo: una persona que mide 1.65 obtiene los siguientes resultados:

  • Para uso relajado : 165 cm * 0.66 = 108 Redondeo a la medida más cercana = 110 cm.
  • Para uso intensivo : 165 cm * 0.68 = 112 Redondeo a la medida más cercana = 115 cm.

Dragonera de los mangos

La dragonera es la parte que asegura nuestras muñecas al mango -o empuñadura- del bastón, y su fin es evitar perder el bastón en caso de soltarlo accidentalmente. Se coloca alrededor de la muñeca para apoyar directamente el peso en ella y no en el mango (evitando así que la mano este presionando siempre la empuñadura, lo que nos causaría dolor si la caminata es larga). Generalmente se puede ajustar con la ayuda de la cinta o correa con la que cuentan. La dragonera no debe quedar ni demasiado floja ni demasiado apretada.

¿Cuál es la forma adecuada para ajustar la dragonera?

  1. Pasa la mano por la dragonera para que la parte inferior quede en la muñeca.
  2. Sostén el bastón para tener una sensación de holgura en la dragonera.
  3. Ajusta la correa de la dragonera lo suficiente, sin que quede demasiado apretado y lo suficiente como para sostener el bastón con la mano.

Consejo: El uso de la dragonera deberá ser únicamente para los ascensos. En las bajadas no debe usarse; en caso de que el bastón se atore entre piedras o maleza actuará como palanca y podrá hacernos perder el equilibrio.

-PRACTICANTES OUTDOORS INSISTEN EN VIOLAR CUARENTENA: ¿Y EL SENTIDO DE COLECTIVIDAD?-

Roseta, regatón y punta

Se trata del extremo inferior de los bastones. La roseta no es más que una micro cesta de plástico que sirve para evitar que el palo se hunda demasiado en el piso. Mientras más grandes las rosetas, serán mejor para la nieve, las más pequeñas funcionan para el barro y para evitar que la punta se quede encajada entre raíces o rocas. Se recomienda que la roseta esté entre 5 y 10 centímetros del extremo del palo de trekking (punta).

Los regatones son los extremos del bastón que hacen contacto con el suelo, estos pueden ser de punta moldeada, punta redonda y punta cóncava, dependiendo del tipo de terreno. En senderos donde la superficie es de piedra, no es muy aconsejable utilizar una punta de metal, ya que puede dejar cicatrices en las piedras y no tienen buen agarre ni estabilidad. Para evitarlo se les puede añadir fundas de goma.

-NO SOLO PASEAR, SINO HABITAR LA MONTAÑA: LA MIRADA PERIFÉRICA-